Acertar con el tono de cejas en el maquillaje: claves para conseguirlo

Acertar con el tono de cejas en el maquillaje: claves para conseguirlo

Las cejas han cobrado un protagonismo sin precedentes desde que la mascarilla se ha convertido en el accesorio indispensable de cada look. Pero maquillar las cejas puede llegar a ser tan complicado como trazar bien el eyeliner, y es que, sin duda, tiene su ciencia. Y no solo porque haya que trazar un perfecto perfilado de cejas, utilizando productos diferentes para lograrlo, sino porque conseguir que queden naturales en lo que al color se refiere también es complicado.

Dar con nuestro tono de cejas parece prácticamente imposible porque ninguna ceja es igual a otra, hay diferentes intensidades de tono, y, como es evidente, los lápices, geles y polvos se confeccionan de forma más genérica y universal. Pero conseguir imitar nuestras cejas es posible, solo que tiene truco.

Mezcla tonos

Uno de los fallos principales que se cometen a la hora de pintar las cejas es utilizar solo un color para perfilarlas y rellenarlas. Pero si nos fijamos bien, al igual que el cabello, nuestras cejas están compuestas por diferentes tonalidades e intensidades, por eso, para dar con el color de cejas adecuado para las nuestras y que no parezca que las hemos pintado, deberemos rellenarlas con diferentes tonos. Eso sí, de la misma línea.

Y productos

En este mismo sentido, no solo valdrá con usar un tipo de producto, es decir, elegir entre lápiz perfilador, gel y polvos, sino que habrá que hacer una conjunción de todos estos para un resultado natural. Principalmente porque el formato también hace que varíen las intensidades de color.

Fíjate en tu propio pelo

Esto parece algo obvio, pero es donde se cometen los mayores errores y por eso encontramos cejas que poco o nada tienen que ver con el pelo que las precede. Será en los matices del pelo donde encontremos realmente qué tonos debemos mezclar.

Rubios

En este sentido, al ser rubia debes diferenciar entre si tu pelo tira más a ceniza o a dorado. Si se trata del primer caso, mezcla un lápiz en rubio apagado, es decir, claro, con otro lápiz gris pero no demasiado oscuro.

Mientras, si tu pelo es de un rubio más tirando a dorado, mezclaremos un lápiz rubio oscuro con un marrón claro.

Castaño

Si tu pelo es castaño habrá que mirar si tiende a claro o a oscuro. En el primer caso, se mezclará el marrón oscuro con un tono también rubio oscuro. Además, uno de los tonos que encajará a la perfección será el gris. Si tiende más hacia un pelo moreno, se pueden usar lápices marrones oscuros o negros.

Pelirrojo

Este es el que más mezclas requiere. Se recomienda sumar a un marrón claro y cálido y un rubio dorado y termina matizando con un polvo pardo que unifique ambos tonos. Si se trata de un pelirrojo muy intenso o tirando a caoba apuesta por un lápiz marrón oscuro y termina con un gel más rojizo.

Morenas

A las morenas se les recomienda mezclar un tono marrón oscuro con el negro y sellar con polvos de ambos tonos.

Todo depende de las intensidades

No siempre puede quererse que nuestras cejas sean totalmente naturales. De hecho, a veces se pueden querer más densas y espesas. Cuando esto ocurra, se debe confiar en los tonos más oscuros que el cabello original.

Fuente: Leer Artículo Completo