Cómo crear un efecto pestañas postizas (solo con máscara) en tiempo récord

Cómo crear un efecto pestañas postizas (solo con máscara) en tiempo récord

La nueva necesidad de lucir mascarillas ha puesto de moda los maskies, que son selfies con la mascarilla puesta, donde los ojos son los auténticos protagonistas de la instantánea. La venta de productos cosméticos específicos para la zona del contorno de los ojos pronto comenzará a ver cómo aumentan sus ventas y los centros de estéticas ya están incluyendo entre sus servicios tratamientos específicos para ellos – el centro madrileño The Secret Lab, por ejemplo, ofrece Amazin eyes, que usa la radiofrecuencia para borrar la mirada cansada, o el lifting de pestañas OMG! Look at my lashes–. En casa tú puedes ir practicando con el maquillaje para lucir una mirada de escándalo. Qué te parece comenzar aprendiendo a aplicarte la máscara para conseguir con ella un efecto pestañas postizas.

Lo primero que tienes que hacer es elegir una máscara de pestañas con una textura algo más contundente, ya que las fórmulas más húmedas se vuelven grumosas y pierden su flexibilidad fácilmente. Comienza colocando el cepillo en el centro de la base de las pestañas superiores y distribuye el producto hacia las puntas con unos movimientos en forma de zigzag; asegúrate de que estos sean ligeros para evitar cualquier tipo de pegote. Aplica dos capas así en cada ojos. Después utiliza la punta con la misma presión suave que has ejercido en el anterior paso, para ayudar a rizar y separar. Y después asegúrate de cubrir tanto las pestañas más internas como las más externas.

Acto seguido aplica una nueva capa, esta vez con la presión habitual con la que sueles extender el producto. Eso sí, cerciórate de colocar el cepillo bien pegado a la raíz de tus pestañas para así depositar el pigmento en la línea de agua y crear una ilusión óptica de postizo. Ahora llega el momento de inclinar ligeramente la cabeza hacia atrás y de entrecerrar los ojos; rueda el cepillo con cuidado mientras lo mueves también de manera ascendente y hacia ambos los extremos.

Termina maquillando tus pestañas inferiores, gesto con el que tienes que tener especial cuidado para no acabar con máscara por todo el ojo. Tócalas primero con las cerdas ligeramente y después lleva el cepillo hacia abajo con cuidado. Y, si al acabar notas que el aspecto de tu mirada aún no es demasiado impactante, vuelve a peinarlas con la punta el cepillo, a aplicar otra capa de producto con la presión normal y repasa también las inferiores.

Por cierto, si al terminar ves que se te ha escapado algo de máscara y ha acabado sobre tus párpados o debajo de tus pestañas inferiores, prueba a retirarla con un pincel de sombras en vez de con un bastoncito de algodón. El motivo es que este último también retirará la sombra o el corrector, mientras que el pincel solo eliminará el rímel.

Fuente: Leer Artículo Completo