'El método del plato', cómo perder peso comiendo de todo

'El método del plato', cómo perder peso comiendo de todo

No es precisamente un concepto nuevo. De hecho es probable que hayas escuchado hablar antes de él: ‘El Método del Plato‘ lo llevan promoviendo desde la Escuela de Salud Pública de Harvard, precursores de este concepto, desde hace bastante tiempo. Pero, personalmente, nunca me había quedado tan claro como después de leerme el libro de la nutricionista Adriana Oroz Lacunza, El método del plato: recetas fáciles para planificar tus menús y comer de manera saludable.

Más que un libro podemos calificarlo de una guía didáctica, porque con él se aprende. Y mucho.

Y si estás interesada en cambiar tus hábitos de alimentación, perder peso y aprender a comer, estoy segura de que te va a interesar.

¿Qué es el método del plato?

“Fue elaborado por la Universidad de Harvard y es una de las herramientas que más se está utilizando en las consultas para enseñar a comer de manera sana y equilibrada“, explica la autora del libro. “Es un método visual que nos ayuda a planificar comidas y cenas de forma que sean nutricionalmente completas y calóricamente equilibradas”.

Olvídate de dietas. Olvídate de eliminar alimentos. Y olvídate de pesar en la báscula cada ingrediente que utilizas en tus recetas. Para aplicar el método del plato solo necesitas tener en cuenta estas cantidades:

El ‘Método del plato’ no es una dieta… y por eso precisamente funciona

Muchos nutricionistas coinciden en lo mismo: hay que huir de las dietas restrictivas. “Las personas que han logrado bajar de peso con el método del plato, han logrado mantener los resultados en el tiempo porque entienden que adelgazar es una consecuencia solo, no el objetivo del plan”, nos explica Adriana.

Para perder peso hay que aprender a coger las riendas de nuestros hábitos de alimentación. “En consulta enseño a adquirir los conocimientos sobre nutrición y alimentación y a desmentir mitos que giran en torno a la alimentación saludable para que con esta teoría clara puedan pasar a la práctica. Les enseño qué recursos (método del plato) o herramientas (organización de la compra, menú semanal, batch cooking, despensa…) pueden utilizar para lograr su objetivo”.

Y es curioso, porque la experta no tuvo siempre claras estas pautas. De hecho es lo que a ella le fallaba cuando intentaba adelgazar. “Acudí a un dietista-nutricionista para bajar de peso y solo me decía qué tenía que comer y qué no. Detrás no hubo ningún aprendizaje en términos de nutrición, alimentación, organización y conducta que me ayudase a poder coger yo las riendas de mi alimentación y mis hábitos”.

Y en realidad no fue hasta que se independizó y empezó a ejercer la profesión que aprendió a comer bien.

El mito de los hidratos de carbono

“En primer lugar es importante aclarar que los hidratos de carbono no son un grupo de alimentos, sino un nutriente que nos aporta energía”. Una puntualización que Adriana hace en el libro y que es la base para acabar con la demonización hacia este nutriente, que normalmente se asocia con “pasta, pan y patata”, alimentos que se eliminan en las dietas restrictivas con la creencia de que así lograremos perder peso.

Los alimentos que constituyen una fuente de hidratos de carbono son:

https://www.instagram.com/p/CKTr0xFh7Oy

A post shared by Adriana Oroz Lacunza (@adristylelife)

La estructura del método del plato sigue la de verduras/hortalizas + proteínas + hidratos de carbono. Una recomendación que se aplica a las dos comidas principales del día, comida y cena. ¿Pero es recomendable tomar hidratos de carbono dos veces al día? “Si, se puede tomar en ambas comidas. No es lo mismo comer cada día, o en la cena, un plato grande de pasta con tomate y beicon que cenar una ensalada con un puñado de pasta, quinoa o arroz integral o una patata. Al igual que tampoco es lo mismo practicar deporte cuatro días a la semana que hacerlo uno o ninguno”, nos explica la experta.

Sin embargo, eso no significa que no se puedan comer y por ello haya que ir al extremo de retirarlos completamente de la dieta. “Se puede consumir una cantidad más o menos moderada como guarnición o acompañamiento, en función del gasto energético diario que tenga la persona y su objetivo. Eso sí, priorizando aquellos de buena composición nutricional”.

¿Y cómo incorporamos hidratos al plato sin pasarnos e intentando que sean saludables? “Incluyendo una guarnición de patata, boniato, pasta, pan o arroz integral, legumbre, quinoa o cuscús. Estos sí son alimentos ricos en hidratos de carbono de buena calidad y saludables”.

¿Hay que aplicar siempre el método del plato para comer saludable?

¿Qué ocurre con platos únicos como lentejas, un potaje de garbanzos o un risotto? “No pasa nada si algún día no aplicáis el método de plato o si no incluís algún grupo concreto de alimentos al preparar platos únicos como guisos o arroces. No por ello vuestra alimentación va a dejar de ser equilibrada. El método del plato es una guía que puede ayudar a equilibrar la mayor parte de nuestras comidas, pero dentro de una alimentación saludable también se pueden integrar otras elaboraciones”.

Eso sí, siempre se recomienda que en esos platos haya presencia de verduras (unas judías con verduras serán mejor opción que unas con chorizo y morcilla) o ensalada, para así conseguir platos más equilibrados y moderados.

¿Te cuesta organizarte? Prueba a practicar bacth cooking

Aunque no dejes de ver fotos de tuppers de cristal perfectamente colocados en las fotos de Instagram, en realidad el batch cooking no es una moda, sino un método para organizarnos. Especialmente útil para las personas que no tenemos mucho tiempo libre a lo largo de la semana.

https://www.instagram.com/p/CKcJ7Vyh3v1

A post shared by Adriana Oroz Lacunza (@adristylelife)

Basta con dedicar un par de horas cualquier sábado o domingo (por ejemplo) para dejarte hecho el menú semanal. “Cada semana suelo pensar en ciertas elaboraciones para así ir sobre seguro a hacer la compra. Al principio aconsejo este paso, pensar en el menú y después hacer la compra”.

Por tanto, para hacer batch cooking:

¿Te faltan ideas? Las redes sociales son un recetario inmenso. “Yo las saco de videos, libros, Instagram o de otras recetas que ya he probado y quiero modificar. Yo suelo cocinar mucho por intuición, me gusta probar cosas nuevas y por ello a veces me encuentro con recetas o combinaciones nuevas”.

Y por supuesto, en el libro de Adriana tienes un montón, tanto vegetarianas como con proteína animal e incluso algunos dulces saludables.

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo