Jabones sólidos para el pelo: ¿Cómo funcionan?

Jabones sólidos para el pelo: ¿Cómo funcionan?

Si nos dijesen que en lugar de recurrir a nuestro habitual champú líquido para el pelo usásemos una pastilla de jabón, ¿qué pensaríamos? Seguramente que sería mucho más incómodo y poco práctico, por no hablar de que durante años siempre los hemos asociado con el cuidado corporal y facial.

Sin embargo, las cosas están cambiando y el champú sólido se ha convertido en la alternativa cosmética por excelencia, ya que la mayoría de ellos están libres de parabenos y compuestos a base de ingredientes naturales que ayudan a nuestro cuero cabelludo.

Es importante saber que contienen una concentración más alta de aceites esenciales y vitaminas en comparación con los que son líquidos. Esto hace que sean muy beneficiosas para mantener el buen estado de salud del cuero cabelludo y que el pelo crezca fuerte y sano. Además, tanto si tienes el pelo más seco o graso, existen múltiples variedades para cada necesidad.

También duran mucho más que un champú tradicional (cada pastilla puede durar entre 80 y 100 lavados), lo que les convierte en un producto mucho más económico y fácil de llevar a cualquier parte, especialmente si te vas de vacaciones y no tienes demasiado espacio en la maleta.

https://www.instagram.com/p/CRvh84ENh2j

A post shared by Garnier España (@garnier_es)

Por no hablar de que se trata de un producto eco-friendly, algo fundamental hoy en día no solo por parte de las firmas de cosmética sino por los propios consumidores que buscan reducir al máximo los niveles de contaminación, especialmente cuando se trata de plásticos.

Lush fue una de las primeras marcas en comercializar este tipo de jabones, no solo para el cabello sino para el resto del cuerpo. Esto forma parte, entre otras cosas del compromiso de esta compañía para salvar el planeta (a día de hoy el 65 por ciento de los productos de Lush vienen sin envases). Entre sus favoritos están el Soak and Float, uno de los primeros champús sólidos que comercializó Lush en 1995.

¿Los beneficios del jabón sólido?

El aceite de enebro rojo se utiliza desde hace mucho tiempo para tratar la psoriasis y el eczema en el cuero cabelludo. Los pétalos de rosa y caléndula calman y reducen el enrojecimiento, mientras que el aceite de lavanda, antibacteriano y equilibrante, pone las cosas en orden.

Otra empresa que está apostando fuerte por estos champús sólidos para el cabello es Dr Tree, cuyos productos son 99 por ciento de ingredientes naturales. Dependiendo de tus necesidades, puedes elegir entre tres tipos de champú sólido: fortaleza, nutrición y de uso frecuente.

Pero los tres tienen rasgos en común: limpian y acondicionan el cabello, están elaborados con ingredientes naturales que les hace ser aptos para pieles sensibles, como la manteca de cacao o el aceite de semillas Meadowfoam (el secreto del poder acondicionador del producto). Y además son sostenibles y están elaborados a mano.

Formulado a partir de aceite de coco, el champú sólido Petal de Válquer Laboratorios está especialmente indicado para melenas secas, con tendencia a la rotura o que sufren de encrespamiento. Gracias a los triglicéridos de ácido láurico, este cosmético es capaz de penetrar en las capas más profundas de la fibra capilar para reparar, hidratar y proteger tu melena sin apelmazar. Pero además, dejarla suave y de aspecto luminoso.

Los champús sólidos de Secrets de Provence aportan numerosos beneficios ya que contienen aceites vegetales seleccionados, libres de sulfatos que limpian y acondicionan tu cabello. No es necesario el uso posterior de un producto acondicionador específico, algo que se agradece, especialmente cuando dispones de poco tiempo.

Entre sus beneficios están que limpia y nutre el cabello gracias al aceite de argán, la manteca de karité, el extracto de dátil, el ginseng y el aloe vera.




Fuente: Leer Artículo Completo