Kate Middleton ha matizado su melena castaña con unos reflejos rubios y parece que lleva un halo de luz encendido en el pelo

Kate Middleton ha matizado su melena castaña con unos reflejos rubios y parece que lleva un halo de luz encendido en el pelo

Las que tendemos a los colores oscuros por creerlos más neutros, más discretos y más naturales podemos aprender una lección fabulosa del último cambio de look de Kate Middleton. En resumen: no podemos estar más equivocadas. Es cierto que toda la gama de marrones se siente muy natural a la complexión mediterránea, con lo que es lógico que no queramos salir de ella. Sin embargo, los tonos chocolate o más oscuros pueden jugarnos una mala pasada más allá de los 35. Solo tienes que ver el antes y después de este cambio de look, importante, que luce ya la Duquesa de Cambridge: de su melena oscura a las mechasrubias. La diferencia es abismal.

Te lo confirmará cualquier peluquero: los colores oscuros endurecen las facciones. Por eso conviene aferrarse a unos reflejos o unas mechas que aclaren, al menos, los mechones frontales. Sin embargo, la opción idónea es atreverse a aclarar la melena al menos un tono o tono y medio, de manera que una mayor calidez dulcifique y favorezca una complexión de piel clara. Kate Middleton ha pasado de una densa y rica melena chocolate (preciosa, eso sí), a un tono prácticamente rubio en las mechas frontales (pídele a tu estilista un ‘contouring’) que le ha quitado un montón de años. Ha sido un acierto incontestable.

Es cierto: el paso de un color chocolate tan profundo a un bronce casi rubio es importante. Sin embargo, existen otras opciones para aclarar una melena oscura que no pasan necesariamente por este tono de rubio. Por ejemplo, un tono avellada con algunos puntos de look que capture la misma luz sin pasar por una decoloración tan intensa. O cualquier de las variaciones del ‘bronde’ que tanto vemos en los perfiles de las influencers nacionales e internacionales. El momento de hacer el cambio es ahora: con la luz cada vez más escasa del otoño y el verano, la luminosidad de esta transformación es preciosa. Piénsalo.

Fuente: Leer Artículo Completo