La evolución de Tamara Falcó a través de su pelo: de la melena capeada al blunt bob de tendencia

La evolución de Tamara Falcó a través de su pelo: de la melena capeada al blunt bob de tendencia

Hemos sido testigos de su evolución estilística. Desde que nació, Tamara Falcó ha vivido con el objetivo de los fotógrafos cerca. Desde 1981, a los pocos días de nacer, sus padre Isabel Preysler y Carlos Falcó la presentaron a los medios y desde entonces sus apariciones se siguen con lupa.

En imágenes

Los 39 años en imágenes de Tamara Falcó, la niña que nació con una portada bajo el brazo y hoy triunfa en televisión

Tamara adora a su madre, la reina de corazones, su referente en la manera de vestir y de comportarse. Amante incondicional de la moda, la empresaria y diseñadora ha conseguido fraguar un estilo propio que sigue los cánones maternos de factura clásica, aunque ha sabido introducir guiños a tendencias y llevar a su terreno natural. Así lo ha hecho con las prendas que viste, pero también con su melena. “Tamara no es una mujer arriesgada en lo que a cambios de look se reviere. Durante una larga etapa de su vida optó por una melena larga romántica, que nunca llegó a XXL, ya que no llegó a sobrepasar la largura del pecho”, explica Nadia Barrientos, alma y directora del salón The MadRoom.

La actual marquesa de Griñón se encontraba cómoda con una melena clásica y lisa que, como analiza la especialista en belleza, “peinaba con raya ligeramente a un lado dejando caer un flequillo largo hasta la mandíbula. Esa fue su gran apuesta un largo tiempo, aunque en un momento de su vida optó por el flequillo cortina, ligeramente abierto en medio y con una caída hacia los lados hasta la altura de los ojos”.

El riesgo estilístico no entraba en los planes de Tam, como la llaman sus amigos. “Durante todos estos años de melena midi fue modificando su corte y pasó de las capas a decantarse por un corte recto”, desglosa Barrientos. Fue en el verano de 2019 cuando Tamara Falcó se despidió de la larga melena a la que fue fiel durante toda su vida para apuntarse a una favorecedora mediamelena que le rozaba los hombros y que a comienzos de 2020 quitó centímetros. “Eligió un corte blunt bob con raya en medio, una melena corta sin capas ni textura a la altura de la barbilla que deja el cuello al descubierto, un look muy de moda, favorecedor y elegante muy acorde con las facciones alargadas de Tamara y su personalidad”, explica la estilista sobre la melena chic que luce la hija de Isabel Preysler.

El corte por el que ha decantado la celebridad es favorecedor, versátil y fácil de mantener y de adaptar. Con sutiles cambios, la empresaria y diseñadora le insufla vida y parece nuevo. “Tras el cambio, Tamara juega con los peinados. Hemos podido verla con las puntas orientadas hacia el cuello, con una coleta baja y toda la parte superior engominada o con unas ondas rotas para darle un toque desenfadado en el que aprovecha para jugar con la raya y moverla a un lado”, detalla Barrientos.

En imágenes

Cortes de pelo que rejuvenecen al instante

También Tamara ha experimentado con el tono de su melena. Si durante mucho tiempo apostó por un mismo color, en los últimos años ha optado por unos brillos suaves más claros que su color habitual, como detalla Barrientos. “Siempre ha preferido llevar una melena con su tono natural de cabello y aportar, en ocasiones, puntos de luz muy sutiles de máximo dos tonos más claros que su base mediante la técnica de BabyLights para así dar luminosidad al rostro”.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo