Los quesos más saludables que puedes incluir en tu dieta

Los quesos más saludables que puedes incluir en tu dieta

El queso es básico para seguir una alimentación equilibrada y saludable. Es un alimento rico en proteínas y vitaminas esenciales, además, los amantes del queso saben que es todo un placer comerlo. Pero, ¿todos los quesos son aptos para mi dieta? Pues depende del tipo de alimentación que estés llevando (¿En qué consiste la dieta keto?). En reglas generales el queso es un alimento que debería tener un consumo moderado porque muchos de ellos tienen cantidades más altas de grasas y sal. Pero, si sabes cuál elegir, podrás incluir sin problema el queso en tu dieta aunque estés en déficit calórico y con el objetivo de perder peso.

Para empezar prioriza el consumo de quesos frescos como el famoso queso de Burgos, el quark o el queso batido. Estos cuentan con un alto contenido en proteínas y son bajos en calorías y sal. Son perfectos para tomarlos como snack pre o post entreno, para las cenas, se pueden añadir en las ensaladas o tomarlos solos en el postre acompañados de fruta, frutos secos o semillas. Entre todos sus beneficios, también encontramos que son alimentos que nos ayudan a reforzar el sistema inmunológico.

En segundo lugar opta por los quesos duros, como el parmesano o los quesos envejecidos. Aunque aquí el porcentaje de grasa aumenta, son quesos que le dan mucho sabor a tus comidas, te proporcionan una cantidad alta de proteínas y son ideales para las personas que tienen intolerancia a la lactosa ya que el proceso de curación hace que la lactosa prácticamente desaparezca. Aquí puedes tomarlos en porciones moderadas a media mañana, combinados con frutas como las uvas o higos o rallando un poco a la pasta.

En último lugar estarían los quesos que se funden, no vamos a negar que están deliciosos pero deberías limitar su consumo a ocasiones especiales. La razón es porque tienen alto contenido en grasa y su proporción de proteína no difiere mucho de la de otros quesos que son más saludables. Para ayudarte a identificar los quesos que mejor van con tu dieta, hemos hecho una lista con los quesos más saludables, bajos en grasa y altos en proteínas para que tomes queso en cualquier ocasión y sin ningún tipo de remordimiento.

Solo, con un chorrito de miel o acompañado de fruta. El requesón es una opción muy saludable, alta en proteína y baja en grasas y sal. Es un queso perfecto si estás en una dieta de perder peso ya que es saciante y además aporta calcio y vitaminas.

La mozzarella es ideal para hacer ensaladas, además de aportar un toque de frescor a tus platos. Es un queso que ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema digestivo, bajo en calorías pero con un alto ap0rte de proteínas. Ideal para consumir ocasionalmente.

El queso fresco es el snack post entreno perfecto. Es muy bajo en grasas y calorías y te da un chute de proteína genial para la recuperación de tus músculos. Es apto para todo tipo de dietas, incluso las que están en déficit calórico.

Este queso ayuda a acelerar el metabolismo, cuenta con niveles altos de proteína y tiene un alto aporte de calcio. Puedes añadirlo a tus ensaladas o tomarlo como postre con semillas o frutos rojos.

Este tipo de queso en muy versátil en la cocina, puedes cocinarlo o añadirlo a tus ensaladas. Entre los beneficios del queso feta encontramos que aportarnos una gran cantidad de vitaminas y minerales esenciales.

Es un queso que se debe tomar de forma ocasional, pero que en pequeñas dosis puede tener muchos beneficios. Es muy rico en proteínas y en calcio. Por eso, ya sean unos trocitos o rallado en la pasta no puede faltar en tu dieta.

Al ser envejecido este tipo de queso es bajo en lactosa, lo que lo hace perfecto para los intolerantes a la lactosa. Aunque se recomienda su consumo ocasional, tiene vitamina A y proteínas.

El porcentaje de grasa en un trozo de queso panela no supera el 20%, lo que lo hace perfecto para las dietas donde le objetivo es perder peso. Es rico en proteínas y calcio y perfecto para consumir solo o de postre.

El queso de cabra tiene numerosos beneficios gastrointestinales debido a su alto contenido en probióticos, además de ser rico en proteínas. Es bajo en grasas saturadas y perfecto para tomar en ensalada o con una rebanada de pan.

Este tipo de queso se considera una alternativa (aún) más saludable al yogur. Aporta menos cantidad de lactosa, lo que lo convierte en una alternativa para intolerantes, y más bajo en grasas.

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo