Máscaras de pestañas en las que invertir

Máscaras de pestañas en las que invertir

Las máscaras de pestañas son al mundo del maquillaje lo que los vaqueros a la moda, es decir, un básico entre los básicos imprescindible. Y mucho más ahora que la mascarilla se impone como accesorio obligatorio, haciendo que la mirada sea la parte del rostro que más importancia y protagonismo cobre. Además, un toque de máscara de pestañas cambia completamente la mirada, haciéndola mucho más grande, le da volumen y la hace más espectacular con un solo gesto.

En definitiva, necesitamos la máscara de pestañas, pero no vale cualquiera. Siempre se buscan aquellos que aportan volumen, curvan la pestaña, dan densidad, etc., en general, que parecen productos milagro. Así que, ¿cómo no vamos a invertir en ellas? Además, la máscara de pestañas es ese producto que sí o sí, como el corrector, usamos a diario.

Benefit ha lanzado una máscara de pestañas con cepillo alargador, con un núcleo de fuerza magnética, estira la fórmula enriquecida con minerales para expandir las pestañas más allá de su longitud natural. Es resistente al agua. Está disponible en Sephora por 29,99 €.

¡La quiero!

Máscara de pestañas que alarga, da elasticidad y volumen, de Charlotte Tilbury (29 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas que curva y define, de Saint Laurent y de venta en Druni (20,95 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas que aporta volumen y de larga duración, de Guerlain (35,50 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas con volumen y efecto lifting, de larga duración. De Lancôme y de venta en Druni (33,50 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas con volumen, que curva las pestañas, y de larga duración. De Dior (37 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas de BPerfect y de venta en Maquillalia (14,99 €).

¡La quiero!

Máscara para alargar pestañas, de Nudestix y de venta en Beautybay (23 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas voluminizadora, de L’Oréal y de venta en Belletica (13,95 €).

¡La quiero!

Máscara de pestañas que alarga y da volumen, de Nyx Cosmetics (9,90 €).

¡La quiero!

Fuente: Leer Artículo Completo