Perfumes de alta vibración: esto los diferencia del resto

Perfumes de alta vibración: esto los diferencia del resto

El universo de los perfumes siempre se ha envuelto en un halo enigmático. Sus delicados frascos diseñados de inimaginables formas y colores han acrecentado su fama y hay otra serie de acontecimientos que confirman que el poder de los olores van más allá del mero hecho de dejar un rastro olfativo allá por donde pasemos.

Los olores tienen un poder muy fuerte para evocar recuerdos y simplemente percibiendo un aroma cuando paseas por la calle te puedes transportar al verano o a un recuerdo de la infancia a través de aquel perfume que usaba tu abuela. Esto en marketing se conoce muy bien, de hecho hay una faceta de este campo que se dedica exclusivamente a crear estrategias basadas en exponer a los potenciales clientes a diferentes olores.

Pero más allá de estas estrategias que se dedican a persuadir a potenciales clientes para que consuman, ¿los perfumen tienen algún otro poder asociado? Últimamente en la industria de la belleza no paramos de escuchar el término perfumes de alta vibración que parece estar asociado a determinado potencial de estos para generar bienestar tanto en quien se lo pone, como en quien percibe el aroma.

En concreto, la industria se refiere con perfumes de alta vibración a aquellas fórmulas que contienen numerosos aceites esenciales con ingredientes aromáticos naturales extraídos de las raíces de las plantas, la resina de la corteza, la cáscara de las frutas, los pétalos de las flores y las hierbas, las semillas, etc. Y según quienes defienden esta teoría, los efectos de estos poderosos aceites esenciales que tradicionalmente se han usado con diferentes aplicaciones, tendrían efecto también aplicados en forma de estos perfumes. Según los aceites que incorpore cada perfume, este puede tener un efecto calmante o vigorizante.


A pesar del amplio uso que se le ha dado a los aceites, en este sentido, la ciencia no se ha pronunciado suficiente sobre los perfumes de alta vibración. Mientras que los más prudentes se limitan a argumentar que no existe evidencia científica para asegurar nada e esto, otros, directamente, los califican de charlatanería.

Sin embargo, es cierto que históricamente, quemar salvia, salpicar agua de rosas, encender incienso o mezclar tinturas de lavanda, limón y romero son rituales que se han realizado asociados a la religión o a la cultura de diferentes civilizaciones. A pesar de la escasa base científica estas prácticas han sobrevivido a lo largo de los siglos y hoy fruto de esta tradición ya existen firmas específicas que se dedican a comercializar este tipo de perfumes, como Vyrao.

https://www.instagram.com/p/CSeXUG6lsIO

A post shared by @vyraoworld

En la web de esta marca explican que dentro de cada fragancia hay «poderosas intenciones e ingredientes con el poder de elevar la vibración«, y es que se supone que las vibraciones «buenas» son más altas que las malas y estos productos ayudan a transmitirlas. Para entenderlo mejor, vamos a poner un ejemplo: Witchy Woo, uno de los frascos que vende la marca fomenta el coraje y la creatividad a través de su exclusiva mezcla de orris con pachulí, rosa espinosa, canela, opopónaco y almicle. Todo ello resguardado en un frasco vileta fundido en un cristal violeta de de diamante Herkimer.




Fuente: Leer Artículo Completo