'Scalp stress': cómo saber si tu cuero cabelludo está estresado

'Scalp stress': cómo saber si tu cuero cabelludo está estresado

Encontrar un balance y un equilibrio en la vida no siempre es fácil. Los retos profesionales y personales a los que nos enfrentamos a diario hacen que nuestro cuerpo y nuestra mente se enfrente a un gran nivel de ansiedad y estrés. Sin embargo, y aunque no lo creas, tu cuero cabelludo también puede comenzar a sufrir por estos factores.

Scalp stress o estrés del cuero cabelludo es una de las mayores preocupaciones del mundo beauty en pleno siglo XXI, y eso que todavía muchas mujeres no saben que existe.

«Nuestro pelo y cuero cabelludo están muy influenciados por las fluctuaciones hormonales, y el estrés puede alterar estos niveles hormonales. De manera específica, el estrés aumenta los niveles de cortisol (también conocida como hormona del estrés), lo que a su vez puede aumentar la producción de sebo (aceite) en el cuero cabelludo», explica Anabel Kingsley, presidenta de marca y tricóloga consultora de Philip Kingsley, en la revista Allure.

¿Cómo saber si sufres estrés del cuero cabelludo?

Tres son las señales a las que debes estar atenta.

1. Caspa

El estrés puede debilitar las defensas naturales de su cuerpo contra los microbios que existen naturalmente en el cuero cabelludo, lo que provocará sequedad y descamación.

2. Caída del cabello

El estrés también puede causar efluvio telógeno, que ocurre cuando la fase anágena (crecimiento) del ciclo de crecimiento del cabello se ve interrumpida por una alteración interna en el cuerpo. Esto hace que muchos más cabellos de lo habitual se muevan de su fase anágena en su fase telógena (desprendimiento), lo que resulta en una caída diaria excesiva del cabello.

3. Excoriación y tricotilomanía

El estrés a menudo puede desencadenar un tirón excesivo del cabello al peinarse o rascarse el cuero cabelludo habitualmente.

Si crees que sufres alguno de estos síntomas, consulta con tu dermatólogo para que puede trazar un plan de acción acorde con tus necesidades.




Fuente: Leer Artículo Completo