Se dice, se comenta que este es el champú que utiliza ahora la reina Letizia

Se dice, se comenta que este es el champú que utiliza ahora la reina Letizia

En muy (muy) pocas ocasiones se tiene la certeza de qué productos de belleza o tratamientos de cuidado personal utiliza la reina Letizia. La discreción es una regla estricta que marca su conducta ante la posible publicidad a las marcas, de ahí que trasciendan pocos (pero cotizados) datos. En este terreno, todo son secretos a voces: que si usa una crema-maquillaje corporal autobronceadora (Body Bronzing de + Farma Dorsch), que si es fan del aceite anticelulítico de abedul de Weleda, que si uno de sus perfumes de cabecera es Eau de Soir de Sisley, que su sérum en aceite es Huile Precieuse à la Rose Noire de esta misma marca, que si su base de maquillaje con tratamiento es Sisleÿa Le Teint o que si el lápiz de ojos que lleva es Phyto Eye Twist, también de Sisley. En los últimos tiempos lo que más ha llamado la atención de la imagen de la reina es su melena y por eso, cuando una fuente del todo fiable revela el secreto de su brillo, podemos añadir el descubrimiento a la valiosa lista de confirmados.

¿Y cuál es el secreto? El champú Anti-caída ‘Go Organic’ de + Farma Dorsch, concretamente el específico para cabello normal-seco. No solo está formulado con ingredientes naturales, sino que además reduce la caída y aumenta la densidad, con lo que se considera un tratamiento antiaging para la melena.

Lo que lleva (y lo que NO lleva)

Tan importantes en esta fórmula son los ingredientes que contiene como los que presume de prescindir. En el primer grupo destacan concentraciones elevadas de Vitaminas B5 y B6, que reconstruyen el cabello dañado, y fortalecen y protegen el pelo de rotura de forma natural. Además, incluye biotina (que estimula el crecimiento y reduce la caída desde los primeros lavados) y queratina vegetal (que repara el cabello dañado y lo suaviza). La lista se cierra con cuatro poderosos ingredientes: aceites orgánicos de açai (que le confieren un extraordinario poder antioxidante, regeneran el cabello dañado y favorecen la circulación sanguínea del cuero cabelludo), aceites orgánicos de argán (con propiedades antienvejecimiento, hidratantes y suavizantes), Omega 3 (que hidrata y previene los picores del cuero cabelludo y la pérdida de cabello) y, por último, sales de Zinc (que previenen la caída del cabello).

En el otro lado, lo que no contiene este champú: ni siliconas, sulfatos, conservantes químicos sensibilizantes, formadores de formaldehído, pegs, parabenes, colorantes ni alérgenos. Y todo esto está certificado con el EWG de la cosmética natural, una de las autentificaciones más estrictas del mundo. Como nos cuentan desde la firma, esta fórmula fue pionera en España al presentar una fórmula rica en vitaminas imprescindibles para fortalecer el cabello pero sin todos los ingredientes que pueden dañarlo.

Un champú antiedad

Como explica Sonia Márquez, directora de Comunicación de + Farma Dorsch, la idea surgió después de una reunión con dermatólogos donde les revelaron que el cabello envejece antes que la piel. “Todos asumimos que a partir de los 30 años el contorno de ojos es la primera zona donde vemos que las arrugas empiezan a quedarse marcadas haciéndose visibles por primera vez. Luego las del entrecejo y a los 40 las del rictus. Sin embargo no somos conscientes de que el pelo envejece incluso antes de los 30”.

PVP: 39 euros.

Y añade: “En los hombres a partir de los 18 y en las mujeres a partir de los 20-23, cuando la fase de crecimiento de pelo nuevo no compensa como antes la del pelo que se cae, empezando a notarse una pérdida de volumen. El pelo se vuelve más fino y frágil perdiendo también densidad. Es entonces cuando nuestro equipo de I+D propone desarrollar un champú antiedad capaz de cubrir los signos de envejecimiento capilar tempranos. Durante el estudio de los champús de tratamiento anticaida disponibles en farmacias, detectamos que la mayoría estaban formulados a partir de gran cantidad de siliconas que inicialmente daban una sensación de suavidad, pero que con su uso continuado producían una acumulación de residuos en el pelo que revertían en peso, falta de volumen y brillo así como facilitaban su rotura. Por otro lado, durante este estudio de mercado, se observó que precisamente la inclusión de tantas siliconas llevaba a formular los champús con gran cantidad de sulfatos para poder formar espuma. Algo que en muchos casos producía irritación, sequedad inicial y posterior generación de grasa que el cuero cabelludo segrega ante la acción de retirada agresiva que los sulfatos ejercen al sebo natural. Todas estas observaciones nos llevaron a proponer desarrollar un champú antiedad para tratar los signos de envejecimiento del pelo a partir de las vitaminas y activos que los dermatólogos reconocían con estudios científicos demostrados. Y por otro lado, se propuso también que, por primera vez, estuviera libre de siliconas y sulfatos, algo difícil dado lo habituados que estábamos todos los consumidores a las sensaciones de las siliconas de los champús espumantes…” De hecho, este champú no genera demasiada espuma, algo poco habitual en los productos de lavado convencionales, pero sí limpia en profundidad.

El envase fue la otra ambición: Cada botella contiene un sistema barrera que minimiza el contacto del producto cosmético con el aire y lo aísla de los agentes externos. Además, se ha utilizado la tecnología “Bag-in-Bottle”, una bolsa sellada herméticamente dentro de la botella totalmente sin aire que se adhiere a ella convirtiendo el envase en un perfecto sistema de vacío que imposibilita la contaminación y permite aprovechar el producto al máximo. La ranura que se encuentra en la base del producto es la que permite que entre el aire y hace posible que el producto salga de la bolsa con cada dosificación. Si no fuera por ella, la parte exterior del producto se iría deformando. Además, si la bolsa no estuviera sellada por completo no se podría presionar el tapón. Al no contener cánula ni muelle es totalmente reciclable.

“Todas estas premisas supusieron un coste alto para un producto de uso habitual como es un champú, algo que muchos pensaron que iba a ser un producto difícil de entender y comercializar”, cuenta Márquez. Sin embargo desde su lanzamiento y hasta hoy, 10 años después, sigue siendo uno de los champús número 1 en ventas en las farmacias y parafarmacias de España. Su precio: 39 euros.

En imágenes

#Letizia45: Diez peinados (alabados y criticados) de la reina

Seis razones para retirar las siliconas del champú

Tal y como explican en la marca, las siliconas no tienen misión alguna a la hora de tratar el cabello y se utilizan exclusivamente para dejar el pelo -solo aparentemente- más brillante y suave.

1. El pelo se ensucia antes: La clave está en que, con ellas, el cuero cabelludo no “respira” como es debido y se convierte en un imán para la grasa y la contaminación ambiental.

2. Cero volumen: En la marca califican de “imposible” conseguirlo si se carga la melena de siliconas. Los cabellos finos o lacios se benefician especialmente cuando las retiran de su rutina de lavado.

3. Hacen barrera: Al formar una película alrededor del pelo, impiden que los tratamientos capilares posteriores (cremas de peinado hidratantes, protectores del calor, aceites para puntas o mascarillas reparadoras) penetren en su interior, por lo que su uso sirve de poco.

4. Si te tiñes, mucho cuidado: Una acumulación de siliconas en el cabello –y se necesitan semanas antes de eliminarlas por completo de la cabeza- impide que los trabajos de coloración penetren en profundidad en la fibra capilar y hace que el color dure menos.

5. El efecto espejismo: A primera vista, el cabello parece más bonito. Los champús con siliconas forman una película alrededor del pelo recubriendo la fibra, y por este motivo dan ese aspecto de brillo y suavidad. Pero, según la marca, esto es una “ilusión óptica”, como lo es el maquillaje. “A medio y largo plazo, no solo no tratan el cabello sino que lo maltratan”, insisten.

6. Asfixian el cuero cabelludo: Estas materias plásticas se adhieren al cuero cabelludo con un efecto oclusivo que impide que éste se oxigene como es debido.

Lo que le ocurre a tu cabello cuando te pasas a un champú orgánico

Recuerdan desde el laboratorio que este es un proceso "detox" en toda regla y como tal, requiere adaptación –y una mínima dosis de paciencia-. Y lo pintan en cuatro fases:

1. El escenario previo: Tanto el pelo como el cuero cabelludo están cubiertos de restos de siliconas que van quedando y que impiden que el pelo se oxigene como es debido. No es de extrañar que la melena esté seca y sin brillo. A esto hay que sumar la acción de los sulfatos, que son agresivos con la fibra capilar e impiden que los nutrientes penetren en el interior.

2. Comienza la “etapa detox”: En cuanto se comienza a prescindir de las siliconas, es normal que el cabello esté algo más encrespado y lo notes más seco y áspero al tacto. No te preocupes, el pelo "echa de menos" las siliconas y tiene que adaptarse. En unos días comenzará a producir sus propios aceites naturales de forma natural. Para sobrevivir a esta etapa (que dura unas semanas), basta con regalar a la melena cuidados extra en forma de acondicionadores o mascarillas nutritivas de ingredientes naturales de alta calidad.

3. Una vez acostumbrado: Después de unas pocas semanas el cabello estará completamente libre de siliconas, sulfatos y demás agentes tóxicos y se verá más sedoso. Además, al no estar apelmazado a causa de las siliconas, se notará mucho más volumen.

4. A largo plazo: La marca asegura que pasados unos meses la melena estará más fuerte, brillante y se ensuciará menos. ¿Cuánto hay que esperar? "En solo dos meses el cabello se adapta por completo, aunque los mejores resultados se aprecian a los seis meses".

En imágenes

Se vende uno por minuto en el mundo: 10 cosméticos que vuelan de los estantes

Fuente: Leer Artículo Completo