Síndrome de Wendy: qué es y cómo puedes identificarlo

Síndrome de Wendy: qué es y cómo puedes identificarlo

El síndrome de Wendy es un rasgo de la personalidad presente en aquellas personas que muestran una excesiva preocupación o se involucran demasiado en que las cosas de los demás salgan bien.

En su afán por proteger y mantener intacto el bienestar de sus seres queridos es frecuente que estas personas incluso dejen de lado sus propias necesidades e intereses, algo que como es obvio acaba jugando en su contra, porque se llegan a sentir responsables de que algo no salga bien.

¿Por qué es más frecuente en mujeres que en hombres?

Este rasgo de la personalidad suele estar más asociado a la forma de comportarse de las mujeres que de los hombres. La razón principal son las diferencias a nivel educativo. A nosotras se nos enseña desde niñas a cuidar, algo que no sucede con todos los hombres.

Regina Insa, psicóloga de MundoPsicólogos coincide con esta misma premisa: “Culturalmente es un síndrome más presente en la mujer, pero con el avance de la educación igualitaria, puede surgir en cualquier persona. Por ejemplo, un padre puede sufrirlo con sus hijos: sería el padre que hace los deberes de sus hijos por miedo a que suspendan y su futuro se comprometa”.

Sin embargo, la psicóloga añade que suelen ser las mujeres quienes llevan la sintomatología y rasgos de este síndrome hasta la abnegación o la preocupación a veces patológica.

¿Cuál es la causa del síndrome de Wendy?

En términos generales y según apunta Regina Insa, uno de los principales motivos que desencadena este tipo de personalidad es la ausencia de figuras adultas durante la infancia. También puede aparecer en aquellos niñas y niños que han sido educados en la sobreprotección y la falta de autonomía.

Es decir, aquellas mujeres que hayan crecido sin personas de referencia de las que tomar ejemplo son más propensas a sentir esta preocupación excesiva en su vida adulta.

Por todo ello y con el objetivo de establecer una solución que libere a estas personas de la carga mental derivada de esa excesiva preocupación, lo más importante es aprender a expresar las necesidades propias y darles el espacio que merecen.

Al final, el síndrome de Wendy está muy relacionado con la mirada que establece el otro sobre la persona que lo padece de ahí que, según Regina Insa, se vea en personas que también tienen una baja autoestima, “un autoconcepto desvirtuado de la propia valía, cierta dependencia emocional o miedo al abandono.”



Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo