¿Te has estropeado el flequillo al cortártelo tú misma? Estas son las diferentes formas de arreglarlo

¿Te has estropeado el flequillo al cortártelo tú misma? Estas son las diferentes formas de arreglarlo

Los peluqueros aseguran que los dos errores más comunes que cometemos al cortarnos nosotras mismas el flequillo en casa es que solemos dejárnoslo más corto de lo que queremos (realizamos el corte con el pelo mojado y al secarse encoje) y que no usamos unas tijeras lo suficiente afiladas, lo que provoca que el corte sea desigual. Sentimos decirte que, si te has pasado demasiado cortando, la única solución que hay es esperar a que tu flequillo crezca ligeramente; mientras tanto puedes adornar tu cabello con pañuelos o sombreros que disimulen el desaguisado. Ten un poco de paciencia, que en unos 15 días podrás visitar a tu peluquero para que te ayude.

Flequillo torcido

Si te ha quedado un lado más largo que el otro te tocará igualar ambos al más corto; a no ser que no quieras cortar más y, en ese caso, te tocará lucir tu cabello ladeado o sujeto con unas horquillas durante un par de semanas. Pero si estás dispuesta a igualarlo, lávate el pelo, sécalo y alísalo; después tira del cabello hacia delante y corta en línea recta (con unas tijeras bien afiladas) a ras de la parte más corta.

Flequillo demasiado poblado

Recuerda que siempre es más fácil añadir algo más de espesor que intentar rebajar el volumen de tu flequillo. Dicho esto, si ya no hay remedio y te has pasado con la cantidad de cabello que has cortado, hay un par de maneras de disimularlo: la primera es colocar la tijera en dirección ascendente y cortar con ella las puntas para romper su uniformidad; la segunda, es utilizar una tijera de entresacar, que es la que se utiliza para descargar mucho volumen sin perder el largo del cabello.

Flequillo muy recto

Si te has pasado con la precisión de tu flequillo, es posible que tu rostro se hay endurecido ligeramente. Para suavizar su aspecto no pongas tu cabello hacia abajo para cortarlo, sino que es mejor que lo sujetes con los dedos anular y corazón en paralelo al suelo; de esta manera habrá una ligera inclinación en el momento de cortar, que suavizará las puntas.

Fuente: Leer Artículo Completo