Técnica mixta: todo sobre la cirugía estética más natural

Técnica mixta: todo sobre la cirugía estética más natural

El campo de la cirugía estética no deja de avanzar. Las intervenciones son cada vez más seguras, más asequibles y logran resultados más naturales. Y si bien es cierto que en este ámbito también hay ciertas tendencias en la demanda –como demuestra el auge de la bichectomía o de los llamados foxy eyes– el avance en las distintas técnicas lleva a cirujanos y pacientes (cada día más informados) a apostar por aquellas que demuestran conseguir resultados mejores y más duraderos. Sin ir más lejos, en los últimos cinco años, una de estas técnicas de cirugía estética ha visto incrementada su demanda en un 419%, según datos de IM CLINIC, el centro de cirugía plástica más avanzado de Europa. Estamos hablando de la técnica mixta. También conocida como técnica híbrida, consiste en combinar las prótesis con la grasa del propio paciente, consiguiendo una mayor personalización del resultado.

Según explica el Doctor Ivan Mañero, cirujano plástico y CEO de IM CLINIC, esta demanda no ha crecido porque los pacientes busquen resultados más voluminosos, sino porque, sobre todo, persiguen la naturalidad: ‘‘En la cirugía de aumento de pecho, por ejemplo, la técnica mixta no se usa para conseguir unos senos más grandes, sino para complementar los aumentos más sutiles y naturales que se están pidiendo hoy en día’’.

¿En qué consiste exactamente la técnica mixta?

Según explica el doctor, no se trata de un procedimiento realmente nuevo, pero sí que ha renacido su interés. ‘‘Los avances técnicos y en el manejo de los injertos de grasa han permitido mejorar mucho la técnica y los procesos de extracción, de depuración y de infiltración de la grasa. Esto hace que sea más estable y que su reabsorción sea menor, con lo que los resultados son más duraderos’’, añade.

‘‘El paciente logra el volumen deseado con un plus de naturalidad’’

En sí, esta técnica consiste en combinar la lipoescultura, la lipotransferencia o el lipofilling con los implantes. Primero, se extraen las células de grasa mediante una lipoescultura, que además ayuda a armonizar el contorno corporal. Posteriormente, la grasa se purifica y se enriquece para ser transferida con microinyecciones a la zona en la que ya se ha añadido previamente un implante.

De esta forma, es posible utilizar implantes mucho más pequeños y obtener resultados más naturales y reales. En palabras del doctor Mañero: ‘‘El paciente logra el volumen deseado con un plus de naturalidad’’. Asimismo, la gran ventaja de esta técnica es que, mientras la grasa es capaz de llegar a zonas donde la prótesis no pueden hacerlo, el implante puede otorgar el volumen que la primera no conseguiría sola. Es decir, la técnica mixta ofrece unos resultados muy superiores que si utilizamos únicamente una sola de estas técnicas.

¿En qué zonas y supuestos se puede realizar?

Se puede utilizar para diferentes intervenciones, desde un aumento de pecho hasta uno de glúteos o de gemelos. Habitualmente en todas ellas, la grasa se extrae de los flancos o las caderas, ayudando a perfilar la figura y eliminando la grasa de zonas no deseadas. Asimismo, se puede usar en casi cualquier ocasión, excepto cuando el paciente es demasiado delgado o fibroso (ya que no dispone de grasa suficiente).

¿Dónde informarte o probarla?

La clínica IM CLINIC es experta en esta técnica y tienen una larga experiencia en su uso. Además, se ha posicionado como la clínica de cirugía plástica, estética y reparadora más innovadora de Europa con un concepto sanitario pionero desarrollado por el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico con más de 20 años de experiencia. Puedes encontrar sus centros tanto en Madrid (Calle de Serrano, 76, 1ºDcha.) como en Barcelona (Carrer de Víctor Hugo, 24, Sant Cugat del Vallès).

Fuente: Leer Artículo Completo