Tomar una cerveza después de entrenar… ¿es bueno o malo?

Tomar una cerveza después de entrenar… ¿es bueno o malo?

Pocas cosas sientas tan bien en esta vida como beberse una cerveza fresquita en verano. Irse de cañas en un arte y también el plan favorito de los españoles… ¿pero es compatible con la vida fitness? Bueno, eso depende de las circunstancias. No te vamos a aconsejar que te bebas una todas las noches, pero de vez en cuando, si llevas una alimentación sana en general, puede formar parte de ese 10% permisivo del que hablaba Carlos Ríos.

Sabemos que después de una sesión de entrenamiento en casa o de tus clases en el gimnasio, te apetece compensar el esfuerzo yéndote de cañas con tus amigos. Para qué engañarnos: a nosotras también. Pero aunque aunque la cerveza te llame desde la barra como el canto de las sirenas… hay un buen motivo por el deberías pensártelo dos veces antes de bebértela: puede contribuir a la deshidratación.

Cerveza después de entrenar sí, pero mejor sin alcohol

Aunque la cerveza quita la sed, el alcohol tiene un efecto diurético sobre nuestro cuerpo: ¿te has preguntado por qué no puedes para de hacer pis cuando bebes cerveza? Exacto.

Y esto precisamente hace que nos deshidratemos aún más tras haber hecho ejercicio, aunque no nos demos cuenta. Es por eso que lo recomendable sería optar por una cerveza sin alcohol (a ver, lo ideal es que te bebas un vaso de agua, pero ya nos entiendes).

Pero la deshidratación no es el único motivo: “El alcohol perjudica la síntesis de las proteínas que aumentan el tamaño muscular y la reparación de los músculos”. Así lo afirmó John Hawley, investigador de la Australian Catholic University, en un reportaje publicado en la revista Time. En el se analizaban las consecuencias de beber alcohol antes de entrenar: “El alcohol también limita la capacidad de los músculos de absorber la glucosa, que es la sustancia que proporciona energía. Por lo tanto, el entrenamiento es más flojo y se pierden menos calorías”, explicaba el experto.

¿Conclusión? No bebas cerveza antes de entrenar. Y si decides hacerlo después, opta por una sin alcohol.

Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo