Úrsula Corberó o las infinitas formas de interpretar el flequillo

Úrsula Corberó o las infinitas formas de interpretar el flequillo

Si hay una manera de cambiar la apariencia sin invertir horas y horas en el salón de belleza es transformar el flequillo -o cortarlo, en el caso de que hasta ahora no lo llevemos-. Esto lo sabe muy bien la actriz Úrsula Corberó, una auténtica entusiasta de los cambios capilares.

Desde que saltó a la esfera pública de la mano de Ruth, el personaje al que interpretaba en la serie Física o Química, la catalana ha modificado su flequillo en innumerables ocasiones demostrando que no tiene miedo al cambio: la actriz ha saltado del rubio a su castaño natural pasando por el pelirrojo. Y si los cambios de color no le asustan, tampoco teme a diferentes cortes: Úrsula ha llevado melena larga, cortes bob, pixie y, por supuesto el último tendencia entre las celebs, el wolfcut. Sin duda, la catalana puede decir, con pruebas en la mano -o en la hemeroteca- que le sientan bien todos los estilos.

Todos estos cambios de color y corte han estado acompañados por diferentes flequillos que han dado toques distintos a los haircuts y han potencia diferentes aspectos y rasgos de la actriz. Desde el flequillo lateral, que marcó una época, cuando casi era una adolescente, al vanguardista flequillo en punta que complemente su corte más arriesgado, realizado a capas muy cortas, pasando por el stronge fringe.

Todos estas transformaciones han ido acompañando a la evolución física de la actriz y a su progresión profesional que a día de hoy es imparable. Actualmente Úrsula ha recuperado la melena larga, tras años afiliada a los cortes mini, además luce su castaño natural. En su última aparición pública lucía el cabello liso, mientras que en su cuenta de Instagram se pueden ver algunas fotos de ella con la melena rizada. Por lo que se puede deducir que la actriz no ha perdido el ímpetu que le caracteriza por experimentar y probar tendencias innovadoras.

Casi ha quedado en el olvido la imagen de Úrsula con mechas rubias. Pero fue así como la conocimos. En la época en la que dio vida a Ruth, en ‘Física o Química’, la actriz se sumó a la moda del flequillo lateral pulido.

Pero el rubio le duró poco y muy pronto empezó a experimentar con otros colores. Hubo una época en que optó por un flequillo denso a la altura de sus cejas que enmarcaba su rostro, con facciones todavía de niña.

Hace once años, la intérprete de ‘La casa de papel’ también probó con los tonos cobrizos, una gama de color que resalta su piel de porcelana. En este caso mantuvo el flequillo compacto.

Más tarde Úrsula se sometió a un cambio de ‘look’ radical y dejó a un lado los flequillos rectos y densos para coordinar un corte ‘bob’ capeado con un flequillo abierto. Un estilo más desenfadado que se acopla muy bien a sus finos rasgos.

Este es uno de los flequillos que más juego le ha dado a la intérprete. En 2016 lo lució en la gala de los premios Goya con un recogido bajo y enmarcado por mechones laterales a la altura de la mandíbula. Una interpretación muy sexi que recordaba a la mítica Brigitte Bardott, a pesar de su cabello castaño.

Manteniendo el mismo corte, algo más tarde la actriz volvió al rubio. Eso sí, en un tono uniforme y una versión más dorada. En este caso el flequillo pierde peso en la zona de las cejas, despuntando el borde para evitar una línea recta, que aporta demasiada rigidez.

Sin embargo, este corte también funciona con flequillo recto. Poco después vimos a la actriz demostrándolo con una vuelta a su castaño natural.

Uno de sus cambios más drásticos lo llevó a cabo cuando pasó de diferentes versiones del ‘bob’ al corte ‘pixie’. Lo tiñó de rubio dejando a la vista su raíz oscura y enmarcó el rostro con un microflequillo.

Este corte lo llevó durante varias meses y esto le concedió oportunidades de llevar el flequillo de diferentes maneras. Cuando los mechones delanteros le crecieron ligeramente, optó por el flequillo traslúcido direccionado hacia un lado.

Más recientemente la actriz ha apostado por un corte ‘garçon’ con mechones largos direccionados desde la coronilla hacia adelante que se sumaban a un flequillo largo y despuntado.

En una interpretación más vanguardista, Úrsula dejó crecer las patillas y los mechones de la nuca. Además, dio forma de punta a su flequillo resaltando sus rasgos faciales.

Una actriz tan camaleónica y que apuesta tanto por el cambio no quiso perderse la tendencia del ‘wolfcut’ este corte de capas muy cortas que enmarca el rostro. Añadió un flequillo recto de densidad moderada a la mitad de la frente.

En una de sus últimas apariciones, Úrsula ha vuelto a la melena larga a la altura de los hombros. No renuncia al flequillo y en este caso apuesta por uno recto con el borde ligeramente despuntado.

Fuente: Leer Artículo Completo