5 tipos de amigos falsos y tóxicos que no necesitas en tu vida (¿sabrías reconocerlos?)

5 tipos de amigos falsos y tóxicos que no necesitas en tu vida (¿sabrías reconocerlos?)

Los amigos no son perfectos ni falta que les hace. Hay amigas que les cuesta escuchar, otras desaparecen en la lejanía en cuanto tienen novio, otras se escaquean a la hora de pagar el café… Los conflictos entre amigos son comunes pero siempre se puede ir un paso más allá. La ciencia apunta a que la mitad de la gente que se encuentra en nuestro círculo de amigos, en realidad, no lo son y la psicología le da la razón. Existen personalidades que dificultan que la conexión con el otro sea sincera y real. Vamos, que si en tu grupo de amigos hay alguna persona cuyo comportamiento se corresponda con uno de los perfiles que te vamos a describir a continuación, mejor que los vayas tachando de tu lista de contactos del móvil porque no van a aportar nada a tu vida. Avisada quedas.

Falso amigo 1: el que te critica por detrás (o por delante)

Un amigo no es alguien que tenga que pensar que eres un dechado de virtudes y perfección, pero hay maneras de decir las cosas y maneras. La sinceridad no está reñida con el respeto y si esa persona critica tus acciones, destaca tus errores o te juzga cuando no estás presente, es bastante grave. Pero es aún peor cuando esas pullas se disfrazan de comentarios supuestamente bienintencionados o bromas: cuidado con las frases hirientes untadas en miel del tipo “ay, qué cosas te pasan si es que ya sabemos todos que eres un desastre”. Si cada vez que quedas con tu amigo o amiga vuelves a casa peor de como llegaste y tienes la sensación de que has sido juzgada… seguramente lo hayas sido. Haz caso a tu instinto y no quedes más con esa persona.

Falso amigo 2: el que solo está para lo bueno

Un buen amigo es aquel que permanece a nuestro lado cuando el plan es divertido y cuando no lo es. Pero hay gente especializada en hacer bomba de humo y desaparecer cuando las cosas nos van mal y necesitamos que nos cojan de la mano un rato y nos escuchen. Si cuando aparecen los problemas nuestro amigo siempre está demasiado ocupado para atendernos, es que no es nuestro amigo.

Falso amigo 3: el que te usa de paño de lágrimas

Cuando está en crisis a este tipo de persona le da igual si estás en el trabajo, haciendo alpinismo o durmiendo la siesta, si te llama tienes que cogerlo y aguantar su monólogo o se ofende. Y todos estamos de acuerdo en que la amistad es un gran apoyo en los momentos difíciles, pero es que tú has notado que las llamadas de tu amiga bajan unos cuantos grados en frecuencia e intensidad cuando las cosas le van bien. No hagas caso de sus halagos sobre lo lista y madura que eres y los buenos consejos que le das (y que luego ignora), si solo te llama cuando necesita a alguien (o algo), te está utilizando.

Falso amigo 4: el que quiere que te vaya bien, pero no TAN bien

La rivalidad y la envidia también pueden aparecer en nuestro círculo de amigos. Y esa envidia puede adoptar muchas caras distintas, desde una persona que siempre se compara y compite con nosotros, a la que achaca nuestros éxitos a la pura suerte y no a nuestros méritos o la que quiere que nos vaya bien, pero no mejor que a ella. Si notas que cuando te van bien las cosas tu amiga del alma está incómoda contigo y deja de llamarte tan a menudo, que se “pica” hasta por el móvil que te has comprado o que a veces te echa en cara lo fácil que lo tienes todo (porque, además, tú lo tienes todo y ella nada)… no hay duda, te envidia y deberías alejarte de ella.

Falso amigo 5: el que lo cuenta todo de ti

Quizá se apropie el mismo de la etiqueta de “bocazas” y con esa excusa se dedique a hacer bromas en público recordando todos tus errores pasados, presentes y futuros. Si notas que tu vida es el material principal que usa para lucirse en vuestras reuniones y que te convierte en objetivo de todas sus chanzas, mal vamos. Peor aún si descubres que le confiaste un secreto y lo ha divulgado por media España. Si un amigo no es cuidadoso con la información que tiene de nosotros y con cómo la comparte con el resto, es que seguramente no sea un amigo.

Fuente: Leer Artículo Completo