Ana Botín da la bienvenida a Jane Fraser al otro lado del techo de cristal: así es la primera mujer (con vínculo español) que dirigirá un gran banco en Wall Street

Ana Botín da la bienvenida a Jane Fraser al otro lado del techo de cristal: así es la primera mujer (con vínculo español) que dirigirá un gran banco en Wall Street

"Qué buena noticia. Estoy encantada de ver a otra mujer directora ejecutva en banca. Muchas felicidades, Jane". Con estas palabras, Ana Botín, presidenta del Banco Santander, felicitaba a Jane Fraser, próxima directora ejecutiva de Citigroup. El consejo de administración del grupo financiero anunció recientemente la elección de Fraser como sustituta del anterior CEO, Michael Corbat. Con el nombramiento, Fraser, escocesa y que vivió dos años en España trabajando en bolsa y aprendiendo el idioma, se convierte en la primera mujer en alcanzar el máximo puesto ejecutivo en uno de los grandes bandos de Wall Street.

El Citi es, como el Santander, uno de los 20 grandes bancos mundiales por volumen de activos, y uno de los principales bancos de Estados Unidos en cualquier parámetro. Desde opctubre del año pasado, Fraser dirigía la división de banca de consumo, aunque ese nombramiento vino acompañado con el puesto de presidenta (número 2 en la jerarquía del Citi), que la confirmaba como sucesora de Corbat. La única pregunta era el cuándo, a la espera de que el todavía director ejecutivo decidiese jubilarse tras ocho años al frente de la entidad. Antes de eso, tuvo bastante éxito como directora ejecutiva de la división latinoamericana. Durante esos cuatro años, entre 2015 y 2019, vivió en Brasil, afrontando un difícil reto: deshacerse de los 8.000 millones de dólares en activos semitóxicos que arrastraba Citi en el subcontinente. En su puesto actual, cobra algo más de 10 millones de euros al año.

Fraser lleva 16 años dentro de la entidad, de los que los últimos 13 los ha pasado como directiva, pasando por casi todas sus divisiones. Una de las razones que esgrimía el consejo de administración para la aplaudida elección de Fraser. A la que su predecesor también ha alabado públicamente: "Estoy orgulloso de que ella sea mi sucesora. Entre su liderazgo, su experiencia y sus valores, sé que será una directora ejecutiva excepcional". A principios de los 90, antes de entrar en la gran banca (y de pasar 10 años en McKinsey, donde llegaría a ser partner y desde donde entraría en Citi, entidad para la que trabajaba), estuvo dos años en España.

Fue una petición personal a sus jefes –en Goldman Sachs, en su primera firma–, porque pensaba que España sería "emocionante". Aquí trabajó entre 1990 y 1992 para Asesores Bursátiles, una firma de la que han salido nombres como Luis de Guindos, y que desde su nacimiento hace tres décadas y media tuvo claro que el talento no tiene género: las empleadas eran mayoría frente a los hombres. Su dominio del español le sirvió para sorprender a propios y extraños en el primer gran encuentro al ser nombrada directora de Citi Latin America, cuando se dirigió en nuestro idioma a los reunidos.

También se ha enfrentado al reto de muchas mujeres que quieren compaginar carrera profesional y vida familiar: se quedó embarazada nada más conseguir un ascenso (su marido también es directivo de banca, en el rival Bank of America), y decidió trabajar a tiempo parcial los siguientes cinco años. El resultado, dolorosamente familiar en millones de historias similares, lo describió en 2016 en una conferencia a otras mujeres: "cuando ves que la gente a la que has formado de repente es tu superior", por optar por la decisión de compaginar lo profesional y lo personal. Aunque no se arrepiente: "fue algo que me humanizó".

https://youtube.com/watch?v=ZIDK2PmHnVc%3Frel%3D0

Su nombramiento acompaña un poco a las solitarias Botín, al frente del Santander, y Alison Rose, que lleva desde finales de 2019 al frente del británico NatWest. El Citi, como el resto de bancos, no atraviesa su mejor año: la pandemia ha reducido su volumen de negocio y sus beneficios en cifras superiores al 40% (más de un 70% en el último trimestre), más o menos el mismo valor que han perdido sus acciones a lo largo del año. La entrada de Fraser se producirá dentro de medio año, en febrero de 2021, con la misión de dejar atrás esta nueva crisis. Que de momento no ha sido tan devastadora como la de 2008, cuando el Citigroup tuvo que recurrir –como el resto de los seis grandes– a un rescate de cerca de 18.000 millones de euros y el aval del Gobierno de Estados Unidos para sus activos afectados, unos 230.000 millones de euros.

Fuente: Leer Artículo Completo