Así es como las tiendas online consiguen que compres siempre: apunta los nueve trucos que usan para que consumas más sin que te des cuenta

Así es como las tiendas online consiguen que compres siempre: apunta los nueve trucos que usan para que consumas más sin que te des cuenta

Los dioses del marketing y el eCommerce mataron a la estrella del ahorro. Si arrancas el otoño con buenos propósitos (no se nos olvida que, también en este 2020 coronavírico, septiembre es el comienzo de año no oficial) y ahorrar o comprar menos está entre ellos, este artículo te interesa (como también te interesa no guardar tu tarjeta de crédito en el navegador ni en las apps de tus tiendas favoritas… ¡no hagas esto más difícil!). Te contamos algunos de los trucos y estrategias que las firmas manejan en sus sites y aplicaciones para conseguir que gastemos más y que compremos más veces.

Atacar los lunes y los martes

¿Notas que te llegan más notificaciones de las apps de tus tiendas favoritas a principios de semana? Puede ser porque hagan caso a una de las reglas del eCommerce apoyada por las estadísticas de plantaformas de marketing predictivo como el Windsor Circle, que demuestran que las personas que compran por primera vez en un sitio tienen más probabilidades de hacerlo (1,6 veces más, en concreto) en lunes y martes que en sábado o domingo.

¿Primero lo más popular? Mmm… no exactamente

Uno puede pensar que lo primero que aparece en la web o en la app de una tienda online es lo que más gusta a los compradores… Pero a menudo no es así.

Muchas firmas colocan en las primeras posiciones los productos de los que necesitan deshacerse antes. Esto es así porque está comprobado que tendemos a comprar lo que está al principio de la lista.

El descuento de bienvenida

¿Quién no ha pensado que hackeaba el sistema accediendo al descuento de bienvenida de una tienda online para nuevos suscriptores? Es una de las formas favoritas de las tiendas online de captar nuestra atención, conseguir que compremos cuando quizá no teníamos pensado comprar (pero, eh, ¡es con descuento!) y que, de paso, les regalemos alguna información por el camino. Suele ser una estrategia que conlleva bajarnos la app de la marca, apuntarnos a su Newsletter… O ambas.

Tienes un email…

Una vez han conseguido llegar hasta tu email, hay un mundo de posibilidades para conseguir que compres más. Desde recordarte los productos que te has dejado en la cesta porque te lo pensaste dos veces (quizá no lo hagas tres) hasta utilizar toda la información que conocen sobre tus hábitos, basada en tus compras anteriores o en lo que has clickado o no en anteriores mails, las marcas te enviarán comunicaciones súper personalizadas para conseguir que vuelvas a picar.

Envío gratis… PERO

El coste del envío es uno de los escollos de la venta online que los ‘retailers’ han sabido dar la vuelta para que se convierta en un arma que incrementa ventas. Al margen de la opción de recogida en tienda, muchas marcas ofrecen envíos gratuitos a partir de cierta cantidad de gasto.

Sorprendentemente (o no) gran parte de los consumidores acaban comprando más hasta completar esa cantidad mínima para ahorrarse unos euros en gastos de envío.

Un botón de compra… aumenta las compras

Los trucos visuales son importantes a la hora de hacernos comprar. Los colores favoritos para inducir a la compra son los cálidos (el rojo es la estrella), pero igual de importante es incluir llamadas a la acción claras: que el botón para comprar diga compra.

Otra manera de conseguir que nos sintamos más cómodos comprando es ver símbolos de certificados de seguridad o, en el caso de la ropa, por ejemplo, saber que se trata de algodón orgánico o de tejidos reciclados. Menos cargo de conciencia.

Jugar con los números

Muchas tiendas online prueban a quitar el símbolo del euro o del dólar en los precios como una forma de hacernos olvidar que lo que estamos gastando es, sí, dinero.

También varios estudios han comprobado que reaccionamos mejor a los descuentos expresados en cantidades de dinero que en porcentajes. Por ejemplo, muchas personas reaccionarían mejor a una oferta de descuento de 20 euros por una compra de 100 euros que a una rebaja del 25% en un total de 100 euros. El ser humano…

Tiendas como Amazon, por ejemplo, cambian los precios constantemente, en función de la hora, la zona desde la que estés entrando en su web… También suelen colocar items muy caros junto a otros de precio más asequible para generar en el comprador una sensación de que está adquiriendo lo más razonable.

Tendemos a comprar lo que está al principio de la lista

‘¡Solo hoy, solo para ti, un 10% de descuento en todo!’

Generar una sensación de urgencia de exclusividad a través de emails, newsletters o notificaciones push de apps es una de las tácticas más útiles de las tiendas online para conseguir comprar cuando no tenías ninguna intención de hacerlo.

Los descuentos con fecha de caducidad (¡imprescindible cuenta atrás!) y los personalizados consiguen que entremos a curiosear en la web cuando ni siquiera queremos comprar nada.

‘Si te gusta esto, también te gustará…’

Todos esos datos que Facebook, Google o Amazon guardan sobre nosotros le sirven a las plataformas de venta online para ofrecernos los productos adecuados en los momentos precisos.

La web o la app que estás visitando sabe que si te interesan esas botas de cowboy seguramente te encante este cardigan de punto o este jersey cut out que le van tan bien.

El gigante Amazon fue uno de los pioneros en aplicar toda esa base de datos de que disponía para impulsar la venta cruzada, a la que atribuye una tercera parte de todos sus ingresos.

Fuente: Leer Artículo Completo