Así es el juez Santiago Pedraz, la nueva ilusión de Esther Doña: ‘padrazo’, amante de la cocina e íntimo de Baltasar Garzón

Así es el juez Santiago Pedraz, la nueva ilusión de Esther Doña: ‘padrazo’, amante de la cocina e íntimo de Baltasar Garzón

Después de un año durísimo tras perder a su marido y a su padre, Esther Doña (42) vuelve a tener un motivo para sonreír. La marquesa viuda de Griñón ha sido fotografiada hace unos días junto al juez Santiago Pedraz (63) por las calles de Madrid y, según recoge la revista ¡Hola!, entre los dos hay por ahora una gran amistad y el magistrado estaría siendo un gran apoyo para la viuda de Carlos Falcó, del que Pedraz era un buen amigo desde hacía años. Doña está feliz y no lo oculta. Hace cuatro días subía a su perfil de Instagram un vídeo junto a Santiago en el que anunciaba que ambos comenzaban sus vacaciones juntos por el Mediterráneo.

A post shared by Esther Doña (@estherdona_oficial)

En el video se les ve sonriendo y disfrutando del mar y de la música de Yuna, cantante de origen malayo, y su canción Favorite Thing. Además, Esther ha subido varias fotografías luciendo espectacular en traje de baño en la proa del yate en el que pasan sus vacaciones estivales, unas instantáneas que como ella misma ha contado le realizó Santiago Pedraz, su mejor compañero en esta nueva etapa de su vida. “Sigo perdida por aguas del Mediterráneo … y vosotros ¿dónde estáis? Ojalá nunca termine, ¡está permitido soñar! 💫 📸 @sjpedraz”, escribía la malagueña dando buena muestra de que ha recuperado la alegría.

https://www.instagram.com/p/CSjiy-8jrZt/

A post shared by Esther Doña (@estherdona_oficial)

Curioso y metódico en su trabajo

El magistrado no ha sido nunca un personaje del mundo de la prensa del corazón. Salmantino de nacimiento, Santiago Pedraz cuenta con una extensa trayectoria profesional en el mundo de la judicatura en la que se ha encargado de casos tan mediáticos como la muerte del cámara José Couso en la guerra de Irak o la operación Fénix, por la que el banquero Mario Conde y su familia fueron detenidos en 2016. Dos años antes investigó el caso de Oleguer, hijo menor de Jordi Pujol, relacionado con el Caso Pujol. Pedraz tiene 63 años, 19 más que Esther Doña, y es el primero de los siete hijos de Santiago Pedraz Estévez, conocido periodista que fue subdirector de la Agencia EFE. Sus primeros siete años de vida los pasó en Costa Rica, país en el que su padre fue subdirector del Diario de Costa Rica y corresponsal, y ahí vivió buena parte de su infancia y se le despertó una curiosidad insaciable por conocer otras culturas que sigue cultivando a día de hoy, según dicen los que le conocen.

Tras finalizar sus estudios de Derecho y opositar, con 26 años tomó posesión de su plaza en Villacarrillo, en Jaén, y poco después pasó a Almería donde coincidió con el juez Baltasar Garzón, quien desde entonces es uno de sus grandes amigos. Tras un tiempo en el sur de España, cambió de destino y se marchó a San Sebastián donde además le nombraron decano de los juzgados al poco tiempo de estar en la ciudad. Fue en 1992 cuando aterrizó en Madrid como Letrado jefe del área de Formación del Consejo General del Poder Judicial y posteriormente fue titular de los Juzgados de lo Penal, de Instrucción, de Primera Instancia y en una sección de lo Penal de la Audiencia Provincial de Madrid. De 2003 a 2005 fue magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ese año pasó a ser titular del Juzgado Central de Instrucción número uno de la Audiencia Nacional y ha sido decano de los 20 juzgados de la Audiencia Nacional. En noviembre de 2020 se convirtió en titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco.

Sus juicios más mediáticos

Su trabajo a lo largo de todos estos años de carrera ha sido portada de los periódicos en numerosas ocasiones. Gran defensor de la libertad de expresión (fue de los primeros jueces en abrir las puertas de los juzgados a las cámaras), en octubre de 2012 archivaba la causa iniciada con motivo de la manifestación convocada frente al Congreso de los Diputados por plataformas del movimiento de ‘indignados’ al considerar que primaba el derecho a la libertad de expresión.

Gran visibilidad tuvo el juicio por la muerte en Irak del cámara de Telecinco José Couso en 2003. Pedraz fue el juez instructor y dio curso a una comisión rogatoria a Estados Unidos para interrogar como imputados a los tres militares estadounidenses responsables del carro de combate que disparó contra el Hotel Palestina. Viajó él personalmente a Bagdad y decretó la busca y captura de los militares, aunque en 2015 tuvo que cerrar el caso, ante una reforma que suprimía la jurisdicción internacional por crímenes de guerra, de forma que sólo serían perseguibles en el supuesto de que los militares residieran en España. Otras causas en las que ha estado el salmantino han sido la estafa piramidal de Afinsa, en la que resultaron perjudicadas unas 200.000 personas; una causa contra Mario Conde o la investigación de Oleguer Pujol, hijo menor de Jordi Pujol.

Dos relaciones muy discretas

La discreción forma parte de la personalidad de Santiago Pedraz. El magistrado nunca ha querido ser protagonista de las portadas del corazón, aunque en alguna ocasión sí que ha asistido a eventos sociales o fiestas organizadas por publicaciones como Vanity Fair. Durante casi dos décadas estuvo casado con la periodista y filóloga Paula Arenas, redactora de la sección de cultura del periódico 20 minutos y también crítica literaria. Junto a ella ha tenido a su único hijo -que tiene 10 años- y ha sido la periodista la que en una entrevista dio detalles sobre cómo era Pedraz en su hogar familiar. “Es un padrazo total, como pocos”, comentaba en una entrevista en LOC en 2014. En el mismo artículo, Arenas –18 años más joven que el juez– comentaba que su entonces marido es un gran intelectual y una persona que adora el arte, el teatro, la música y el cine, además de un hombre “súper amable y generoso”.

La pareja se separó en el año 2018 y pocos meses después se pudo ver al magistrado posar de la mano (en la gala Personaje del Año de Vanity Fair) de la abogada Sylvia Córdoba (43) y directora desde 2005 de su propio bufete Abogados Córdoba Moreno & Asociados, que presta asesoramiento jurídico completo y asistencia desde principio a fin en procedimientos judiciales y extrajudiciales, fundamentalmente en el ámbito del Derecho Penal, del Derecho Penitenciario, en materia de Extranjería y Asilo Político. Sylvia se licenció en Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos** y después llevó a cabo el Título de Suficiencia Investigadora y Diploma de Estudios Avanzados (DEA) en la UNED e hizo su tesis doctoral titulada Organizaciones Criminales y Prevención: Especial referencia a las pandillas latinas de tipo violento en la Universidad de Salamanca.

Amante de la gastronomía

Los que le conocen aseguran que es un hombre metódico en su día a día y que antes de ser magistrado y tener que usar coche oficial le gustaba ir al trabajo en moto. Le gusta probar cualquier tipo de cocina y cuanto más exótica, mejor. Mucho se habló durante un tiempo de su imagen cuidada y su melena larga y dorada, pese a que él huye de ser el protagonista. “Simplemente, tiene un buen pelo”, comentaba bromeando su ex mujer en la citada entrevista. Dicen que es fiel a su sastre de toda la vida, que solo juega al tenis de vez en cuando y no va al gimnasio y que en verano prefiere ir cómodo al juzgado.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo