¿Celos de la ex de tu pareja? Lo que tienes se llama síndrome de Rebeca

¿Celos de la ex de tu pareja? Lo que tienes se llama síndrome de Rebeca

Una imagen a veces puede hacer más daño que una puñalada. Y es que esa foto perdida en el móvil de tu pareja en la que se le ve feliz y romántico con su ex, puede destriparte el corazón en un segundo. El solo hecho de imaginártelo siendo más feliz cuando estaba con otra persona te vuelve loca… Y tu mente te traiciona y has buscado a esa ex en redes sociales, te has pasado horas investigando si es más guapa, inteligente, simpática, buscando todo eso que “tiene” y tu no. A este comportamiento de celos anormales se le conoce como síndrome de Rebeca.

‘Rebecca’ es una película de 1940 dirigida por Alfred Hitchcock. En este ‘film’ de culto, la segunda esposa de un viudo rico comienza a alimentar un sentimiento de celos insoportables hacia la primera esposa.

A raíz de esta película se bautizó como Síndrome de Rebeca a un conjunto de rasgos patológicos que se caracterizan por un nivel muy elevado y anormal de celos por los exnovios de sus parejas. Se trata de un trastorno de celos retrospectivos; es decir, de celos dirigidos a un elemento pasado y no presente.

A pesar de que la naturaleza de esta enfermedad pueda no ser tomada en serio, lo cierto es que el Síndrome de Rebeca puede llevar al paciente a desarrollar conductas antisociales o peligrosas, como controlar las actividades de la pareja actual o perseguir a la ex anterior.

Las personas con síndrome de Rebeca, de hecho, no dejan de imaginarse a su pareja viviendo historias pasadas y sufren pensando en todos los ex que a lo largo de los años han pasado por sus brazos. Las consecuencias inevitables llegan a comprometer la relación hasta la destrucción total.​

Las consecuencias:

Las consecuencias de este síndrome van desde la ansiedad hasta la depresión, pasando por estados de ira y pérdida de lucidez. El primer paso para salir de esta obsesión es reconocer que hay un problema.

El miedo al abandono es un elemento clave que también debe ser trabajado, y en caso de resultar demasiado complejo para ser manejado por uno mismo, la recomendación es confiar en un especialista que pueda guiar un camino terapéutico, con el fin de resolver más problemas en profundidad”, cuentan los expertos.

Por último, si quien lo está sufriendo es tu pareja, “la mejor actitud es no proporcionar información y detalles excesivos sobre tus historias pasadas, evita comparaciones y, sobre todo, no te sientas culpable por tener un pasado. Todos tenemos un pasado”, concluyen.

Fuente: Leer Artículo Completo