Cómo ahorrar luz y cuidar el planeta en 6 pequeños gestos

Cómo ahorrar luz y cuidar el planeta en 6 pequeños gestos

¿Cómo podemos reducir nuestra huella de carbono mientras ahorramos en la factura de la luz? Esta pregunta toma más sentido que nunca ahora que permanecemos más tiempo en casa y que el recibo de la luz es más caro. Poner el lavavajillas, ver la televisión, utilizar la lavadora o cocinar en el horno son rutinas que conllevan un elevado consumo de energía y, por ende, una cierta contaminación. Cuidar estos y otros gestos para cuidar también de nuestro dinero es ahora aúnmás necesario que nunca, ya que según Facua, nuestro recibo de la la luz ha subido en enero un 26,7 por ciento de un año para otro.

Aprovechar al máximo la luz natural diurna descorriendo cortinas y subiendo persianas es un buen comienzo, pero puedes hacer mucho más. Apunta estos sencillos consejos para mimar el planeta y también el bolsillo.

Ojo a los descuidos

Hay gestos que pueden marcar la diferencia. Siempre que salgas de casa, revisa que no te dejas ninguna luz encendida. Puede parecer un gasto imperceptible, pero si la mantenemos encendida durante ocho horas y no es LED, gastaremos aproximadamente 0,08 euros.

Sin lavadoras a media carga

No las pongas en hora punta y asegúrate que están bien llenas. Mejor también si usamos un programa ecológico de agua fría. Una lavadora con una carga de 6 kilos gasta 0,16 euros en dos horas de trabajo.

Cocinar el fin de semana

Aprovecha el sábado y el domingo para hacer ‘batch cooking’ y luego congelar o guardar en túpers en la nevera. Así siempre tendremos un mejor precio de la luz. También puedes aprovechar el fin de semana para poner la lavadora o el lavavajillas.

No te olvides de los ‘stand by’

La gran mayoría de aparatos eléctricos sigue consumiendo energía cuando están apagados o en stand by. Este consumo fantasma puede acarrearte hasta cinco euros al mes.

Cambia de bombillas

Las LED son más ecológicas, consumen entre un 70 y un 80% menos que las incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes; soportan mejor los golpes; tienen una vida útil más larga; no emiten rayos UV; se encienden inmediatamente y no necesitan calentarse, entre otras ventajas.

Ajusta la calefacción

Una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche es mejor que en los dormitorios baje un poco: entre 15ºC y 17ºC. Debes de saber que cada grado de más supone un incremento del 7% en la factura final.



Fuente: Leer Artículo Completo