Ekaterina de Hannover y Ernesto Augusto Jr. abren las puertas de su castillo a su amiga Caroline Sieber

Ekaterina de Hannover y Ernesto Augusto Jr. abren las puertas de su castillo a su amiga Caroline Sieber

Desde que se casara con Ernesto Augusto Jr. en 2017, la millonaria de origen ruso Ekaterina Malysheva no ha parado de acaparar portadas en revistas y publicaciones especializadas en la alta sociedad de todo el globo. Lo ha hecho por sus apariciones en bodas de amigas, como la de la diseñadora Eleanor Balfour con el jugador de fútbol Alexis Theo, o por los actos oficiales a los que acude la pareja en calidad de royal por asuntos tan anodinos como el bautizo de una nueva especie de rosa. Esta vez, la razón de que su nombre vuelva a los titulares no es otra que el destino vacacional que ha escogido este verano junto a su marido y otro matrimonio de la jet.

La estilista austríaca afincada en Londres Caroline Sieber es, además de exitosa en su trabajo, íntima de muchas royals. Entre ellas se encuentran Marie-Chantal Miller y su hija Olympia de Grecia, Pippa Middleton o Ekaterina de Hannover. Con la última es con quien ha pasado unas vacaciones de ensueño en praderas austríacas, durante las que, a juzgar por las imágenes publicadas en su cuenta de Instagram a principios de agosto –y gracias a las que hemos conocido el periplo– ambas han disfrutado como niñas.

Además de coincidir en su predilección por Austria, ambas tienen en común su pasión por la industria de la moda, algo que tanto una como otra han podido trasladar a su profesión: Ekaterina como diseñadora de su propia firma Ekat y Sieber como estilista. El país europeo ha sido el lugar que las amigas han escogido para reunirse, junto a sus familiares al completo, incluidos los niños.

Ernesto Augusto de Hannover estaba ahí, acompañando a su mujer, de la misma forma que sus dos hijos: la princesa Elisabeth (2018) y el príncipe Welf Augusto (2019). Cabe destacar que el nombre del pequeño y único hijo varón del matrimonio por ahora no es Ernesto Augusto, como viene sucediendo desde hace cinco generaciones, por el rechazo y la desconfianza de la familia de Hannover con el matrimonio y hacia Ekaterina: el propio abuelo del hijastro de Carolina de Mónaco le prohibió usarlo.

Por parte de Sieber, tan solo aparecen en las imágenes dos de los tres hijos que tiene con el que es su marido desde 2013, Fritz von Westenholz, hijo del barón Piers von Westerholz, que también ha veraneado con el resto del grupo. Una de las razones de que el pequeño de Sieber no aparezca junto a los demás puede que sea su corta edad: con tan solo cinco meses es demasiado pequeño para un ritmo ajetreado. La localidad en la que se han reunido las dos familias ha sido Gmunden, conocida por la majestuosidad de su lago Traunsee y de los islotes que pertenecen al mismo y albergan maravillas como el castillo Schloss Ort, de fondo en una de las imágenes que ha compartido Sieber en la que aparecen todos. Aunque se ha asegurado de esconder cuidadosamente las caritas de los pequeños con unas simpáticas gafas de sol en sticker.

View this post on Instagram

visiting the wonderful @e___kat in 🇦🇹

A post shared by Caroline Sieber (@carosieber) on

A post shared by Caroline Sieber (@carosieber) on

Precisamente es en esa publicación, donde Sieber confiesa que se encuentra visitando a su amiga Ekaterina en Gmunden, seguramente en la casa que pertenece a los Hannover desde 1882: el castillo de Cumberland. La fortaleza fue construida con motivo del exilio alemán de los Hannover, para ser la residencia del príncipe Ernesto Augusto de Hannover, tercer duque de Cumberland y Teviodale. Fue hijo del último rey de los Hannover, Jorge V, que era primo de la reina Victoria de Reino Unido. Puede que fuera por esa conexión con lo británico que quisiera construir un castillo en Gmunden que similar al castillo de Windsor.

Seguramente las inmediaciones de la propiedad –o las de otra de las muchas que tienen los Hannover en Austria– sean el escenario de otra imagen que protagonizan Ekaterina y Caroline Sieber junto a sus hijos. En esta en concreto, ambas mujeres visten ropas tradicionales de la región con un gusto exquisito, de la misma forma que sus hijos. Su vestuario es tan original que otra experta del mundo de la moda, la reconocida make-up artist Fluvia Faroli, se ha atrevido a comentar que parece que la imagen “ha sido tomada en los años 60”.

View this post on Instagram

Magic Mountain with @e___kat

A post shared by Caroline Sieber (@carosieber) on

A post shared by Caroline Sieber (@carosieber) on

Unas vacaciones que seguro ambas recordarán durante mucho tiempo y quién sabe si repetirán el verano que viene. Por ahora, todo apunta a que los niños serán grandes amigos y darán mucho de qué hablar en el futuro.

En imágenes

Hay una mujer que siempre consigue ser la invitada mejor vestida en todas las bodas: con ustedes, Caroline Sieber

Fuente: Leer Artículo Completo