El escándalo que puede acabar con la 78ª edición de los Globos de Oro: amenazas de asesinato, boicot a los actores de color y la lucha por la verdad de una periodista española (en el centro de la demanda contra la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood)

El escándalo que puede acabar con la 78ª edición de los Globos de Oro: amenazas de asesinato, boicot a los actores de color y la lucha por la verdad de una periodista española (en el centro de la demanda contra la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood)

Cada año, los Globos de Oro inundan los medios de todo el mundo no solo por la resolución de los premiados en cada categoría, sino también por los looks de alfombra roja, los memes (como este del look de Lady Gaga en los Globos de Oro 2019) o incluso por personajes curiosos que acaban convirtiéndose en protagonistas (como la mujer de la que todo el mundo hablaba en los Globos de Oro y que no era actriz).

Sin embargo, lejos del brillo de los vestidos de ensueño y los miles de flashes apuntando a las estrellas del celuloide, hay un recodo oscuro en el que podrían estar ocultando intereses económicos, un férreo monopolio y la firme convicción de que toda persona negra quede excluida de los premios.

Es la primera gran cita cinematográfica del año y funciona como termómetro de Los Oscar. Suele ir aparejada de cierta polémica (con frecuencia se acusa a la HFPA de “olvidarse” de grandes producciones en las que, curiosamente, o el elenco o los mandos de la producción, están en manos de personas negras). Sin embargo, este año, esa bomba continua a punto de estallar que son los Globos de Oro tiene dos nuevos frentes abiertos: la investigación que ha puesto sobre la mesa Los Angeles Times –y que cuenta con el testimonio no solo de más de 50 profesionales del sector, sino también con el de algunos miembros de la HFPA que no están de acuerdo con lo que está pasando- y la reciente escisión dentro de la propia asociación.

¿Quién está detrás, realmente, de los Globos de Oro?

En teoría, los 87 miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, representan a profesionales que cubren la información relativa a la industria del cine en Estados Unidos para publicaciones que se encuentran fuera de este país. Sin embargo, empiezan a ver la luz las declaraciones de profesionales del sector que han trabajo estrechamente con ellos y que alertan de que “muchos de ellos trabajan en medios de los que no había oído ni hablar”.

Los representantes de la HFPA han salido al paso en varias ocasiones argumentando que la idea generalizada de que sus miembros no son periodistas serios es “injusta y obsoleta”. Pero lo cierto es que los nombres y biografías de los miembros no aparecen en el sitio web de la asociación. Además, según un estudio realizado por The Times, entre sus filas se encuentran reinas de la belleza o actrices, como Lisa Lu, que poco tienen que ver con la labor periodística e incluso personajes como Yola Czaderska-Hayek, a la que suele compararse con Joan Collins y que se presenta a sí misma como “la Primera Dama Polaca de Hollywood” en su perfil de Facebook.

https://www.instagram.com/p/BovrcDlhqFa/

Una publicación compartida de Archon filmdirector (@archon_filmdirector)

La cuestión territorial es otro de los aspectos curiosos dentro de la HFPA. El representante de Argentina, por ejemplo, era el estadounidense Jack Tewksbury –que murió el año pasado a los 94 años- y Theo Kingma, el que fuera presidente de la asociación, además de representar a su país natal (los Países Bajos) hizo lo propio con Australia y Cuba.

¿Hay un verdadero problema por cuestiones de raza o es, sencillamente, casualidad?

Es cierto que entre sus filas sí hay personas de color, pero no cuentan con ningún miembro negro (cuestión que, según han declarado desde la organización, “quieren abordar”). Pero mientras eso ocurre, no dejan de cosechar críticas por dejar fuera de las nominaciones, y por supuesto de cualquier acercamiento a un premio, a algunas de las producciones más afamadas de la temporada y que son firmes candidatas al Oscar a la mejor película, como Da 5 Bloods, Judas y el Mesías Negro o Ma Rainey´s Black Bottom. Todas están lideradas por negros. Un representante de la HFPA dijo al respecto que no controlan los votos individuales de sus miembros.

https://www.instagram.com/p/CLmbTmUL73W/

Una publicación compartida de The TV Collective (@the_tv_collective)

El periodista noruego Kjersti Flaa presentó el año pasado una demanda antimonopolio en la que constaba que uno de los miembros, de unos 90 años, es sordo y legalmente ciego (aunque quedó desestimada, está pendiente de enmienda) y según el testimonio de diversos profesionales que han interactuado con ellos, los miembros de la asociación –de avanzada edad la mayoría- se duermen durante las proyecciones y se dedican a insultarse durante las conferencias de prensa.

¿Dónde está el negocio y por qué hay tanto hermetismo?

Una de las claves podría ser el negocio paralelo a la propia ceremonia: tras una investigación se descubrió que el miembro bangladesí Munawar Hosain, por ejemplo, revendió sus entradas por un precio de 39.000$ (y según fuentes de la investigación, los miembros también ofrecen pases para la fiesta posterior por otros tantos miles de dólares). Pero no es el único caso, una de las evidencias más flagrantes de las que recoge Los Angeles Times es el curioso caso de la serie Emily in Paris.

https://www.instagram.com/p/CK2U94pHzul/

Una publicación compartida de Emily In Paris (@emilyinparis)

En 2019, más de 30 miembros de la asociación viajaron a Francia para ver el set de rodaje. Se alojaron en habitaciones de 1.400 euros la noche, disfrutaron de almuerzos exclusivos y curiosamente, la serie ha sido nominada este año en dos categorías dejando fuera a otras producciones más populares que, según crítica y público, lo merecían mucho más.

La indignación ha llegado a tal extremo que una de las guionistas de la serie, Deborha Copaken, manifestó su sorpresa en una columna en The Guardian, en la que criticaba al organismo por no haber incluido a Podría destruirte entre los nominados que, según ella, “debería ganar todos los premios” y sí a su propia serie.

Por si esto no fuera suficiente, Los Angeles Times ha descubierto que la HFPA realiza, de manera regular, pagos importantes a sus propios miembros (a pesar de ser una organización sin ánimo de lucro).

Hablamos con la periodista española que está en el centro de la polémica

Mientras tanto, hay profesionales, como la periodista española Rosa Gamazo, que han intentado varias veces, sin éxito, unirse a la HFPA para romper con la endogamia y renovar el compromiso de los profesionales con el sector.

Según nos ha contado por teléfono Gamazo, afincada en Estados Unidos desde hace años, en la actualidad los periodistas extranjeros prácticamente no pueden hacer su trabajo. Son los miembros de la HFPA los que acaparan todas las entrevistas, por lo que todos los profesionales que no forman parte de la asociación tienen el acceso restringo, lo que ha hecho que sus ingresos se hayan visto reducidos drásticamente.

“El perfil que entra es el que no sea una amenaza”

Rosa Gamazo

“En los últimos años les dan muchos privilegios porque ellos entregan los Globos de Oro”, explica Gamazo y añade que “son un grupo de gente que tiene un estatus privilegiado y, en lugar de ser una asociación que beneficie a todos los periodistas extranjeros que estamos aquí para que tengamos acceso a buenas entrevistas, no quieren soltarlos”.

En su caso, intentó acceder en tres ocasiones y nunca lo consiguió, así que ha acabado desistiendo. “No quieren que entre gente y, sobre todo, gente competente que tenga medios serios. Para entrar tendrías que ser de La gaceta de Fuenteovejuna o algo parecido. El perfil que entra es el que no sea una amenaza”.

Ahora Gamazo se ha unido a la demanda interpuesta por Flaa en la que consta, incluso, que hay profesionales que han sido objeto de amenazas, llegando a mencionar el asesinato, por miembros de la asociación que los han acusado de invadir el territorio de la HFPA.

Fuente: Leer Artículo Completo