El lado personal de Marta Reyero, alabada por presentar el informativo sin maquillaje y con ropa de casa durante la gran nevada

El lado personal de Marta Reyero, alabada por presentar el informativo sin maquillaje y con ropa de casa durante la gran nevada

Con la cara lavada y la ropa con la que llegó al plató desde su casa en Metro y sorteando la gran nevada que aún estaba cayendo sobre Madrid. Así presentó el sábado el informativo de Cuatro Marta Reyero. Las redes alabaron la profesionalidad de la periodista que lució absolutamente natural después de haber llegado en el último minuto al plató vestida con un jersey de lana y botas altas de montaña. Marta tomó el relevo a su compañero de deportes José Antonio Luque, que se puso al frente de la información sobre la terrible borrasca sobre la capital de España momentos antes de la llegada de la presentadora. "Gracias por habernos salvado en este tramo y en estas dificultades que nos afectan a todos, incluida a mí, que vengo como vengo", comentó haciendo referencia a su informal vestuario.

La presentadora de Noticias Cuatro recibió multitud de piropos tanto por parte de espectadores como de compañeros por su actitud y profesionalidad, ya que no dudó en hacer su trabajo aunque fuera sin la ayuda de los compañeros de maquillaje y peluquería que obviamente no habían podido acceder a las instalaciones de Mediaset debido al temporal. “Tengo la impresión de que la imagen ya no lo es todo en televisión. Que la gente que nos ve ahora busca naturalidad, cercanía y por encima de todo, conocimiento. La época de los locutores/as perfectos ya es historia, afortunadamente, y hoy ya no concebimos que una periodista esté por su imagen y no por su solvencia y su credibilidad”, decía hace algún tiempo en la web del Hospital San Juan de Dios de León. Este momento tan comentado en las redes sociales es solo una anécdota en la dilatada trayectoria de Reyero, uno de los rostros más conocidos y al mismo tiempo más discretos del mundo de la televisión.

Apasionada de la radio desde niña

Nació en León hace 56 años pero su infancia la pasó en Asturias, donde se habían casado y habían formado una familia sus padres. Su padre, Ricardo Reyero Tascón, fallecido en Oviedo en 2011, era natural de Matallana del Torío, en León. Desde muy pequeña, Marta tuvo claro que lo suyo sería la comunicación y siempre le gustó la música, la danza y la escritura. Curiosa por naturaleza, le gustaba enterarse de todo lo que pasaba a su alrededor y pronto descubrió que la radio sería su gran pasión y su manera de empezar a ver el mundo más allá de su tierra natal. “Soñaba con que algún día mi voz saliera de aquella caja. Mis abuelos tenían un buen surtido de radios antiguas en su casa de Juan Madrazo, en León. Ahí se fue despertando mi interés. También con la lectura y las hazañas de periodistas de entonces, como Bernstein y Woodward, y más cerca, de reporteras como Carmen Sarmiento y su serie de los marginados para TVE”, explicaba Marta en una entrevista en la web Salud Dos Mil.

Tras terminar el colegio, la joven comenzó estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Oviedo, pero tras varios cursos optó por cambiarse a Publicidad, carrera que completó en la Universidad del País Vasco. Y esa radio que escuchaba de niña en casa de sus abuelos se convirtió en su primera experiencia profesional como becaria en Radio Bilbao mientras estudiaba. Empezó a trabajar a finales de los años ochenta en Radio Asturias y Ser Gijón y ahí aprendió todo lo que siempre había soñado. Abandonó su Asturias del alma para mudarse a Madrid en 1992 donde fichó por Hora 25, dirigido entonces por Carlos Llamas. En la misma cadena, La Ser, Marta se convirtió en editora y presentadora de Hora 20.

Tuvo su propio guiñol en Canal+

“La radio ha sido escuela de muchos. En Radio Asturias y Ser Gijón aprendí de los batacazos del Nunca he cerrado esa puerta, porque la radio siempre está ahí. La voz sobrevive a la edad, no sufre la tiranía de la imagen que identificamos con la televisión. Sin embargo, me he sentido y me siento cómoda en ambos. Más resguardada en la radio, por eso de que nadie te ve, aunque ahora, con la emisión en directo en las webs, tampoco te libras”, añadía en la citada entrevista. Pero la televisión llamó a su puerta y entró a formar parte de Sogecable en 1994. Primero fue redactora y presentadora en Redacción, el informativo de Canal+, y en 1999 se ponía al frente de la edición nocturna de CNN+, donde coincidió con la entonces periodista Letizia Ortiz, hoy Reina de España.

“En televisión he ido perdiendo algunos pudores absurdos que me tenían en cierto modo amordazada y he disfrutado como profesional alguna de las etapas más felices de mi vida”, ha dicho Marta. Como curiosidad, Marta tuvo su réplica en látex en el informativo satírico Las noticias del Guiñol, donde aparecía junto a Hilario Pino.

Gran amiga de Miguel Ángel Oliver

Y en la tele se quedó. En 2005 pasó a ser uno de los rostros de las noticias de Cuatro y trabajó en el área de informativos de mediodía junto a Marta Fernández, con la que también había estado en CNN+. En septiembre de 2006 presentó la edición de fin de semana de Noticias Cuatro al lado de Miguel Ángel Oliver, periodista que en junio de 2018 era nombrado Secretario de Estado de Comunicación por Pedro Sánchez y que se ha convertido en uno de los grandes amigos de la periodista. En 2011, Marta recibió la Antena de Oro, pero para ella el gran premio es seguir siendo uno de los rostros más reconocibles del mundo de la información diaria. “Me siento orgullosa de seguir aquí, convertida en veterana y sin tener que avergonzarme de nada de lo que he hecho. No soy una velocista, sino una corredora de fondo muy bien acompañada en un mundo en el que hoy estás y mañana nadie se acuerda. Si he tenido éxito en algo ha sido por mi constancia y, claro, la confianza de mis jefes habrá tenido algo que ver”, comentaba.

Desde julio de 2014 comparte plató con Roberto Arce y son los dos presentadores de la edición de fin de semana de Cuatro al día. “Las mejores experiencias son aquellas que han ayudado a la gente a sentirse mejor, a solucionar sus problemas y vivir más dignamente. Contamos lo que le pasa a una familia que sufre un desahucio o a una niña con una enfermedad complicada, y conseguimos que, gracias a la visibilidad en los medios, los que tienen que dar respuestas, actúen. Esas son las experiencias que me interesan como periodista. Las peores siempre tienen que ver con lo que no he sido capaz de afrontar, con la sensación de impotencia. Recuerdos terribles como los atentados del 11-S y el 11-M, y esa tumba descomunal de inmigrantes en el Mediterráneo que todavía hay gobiernos que se niegan a ver”, ha explicado.

La música, su vocación frustrada

Marta nunca ha querido estar en el centro de las miradas y siempre se ha mantenido al margen de la prensa del corazón. Tiene un hijo pero nada se sabe de su situación sentimental. Su gran virtud es la de saber escuchar a los demás y su mayor defecto el no saber decir que no en muchas ocasiones. Es una habitual en la primera fila de la Semana de la Moda de Madrid. Le apasiona pasear por Roma y Nueva York, pero también perderse por la costa de Llanes en su amada Asturias. Toca la guitarra, es fan de Paul Weller y la música es una de sus vocaciones frustradas. “Volvería a ser periodista, por encima de todo. Pero también intentaría dar salida a un montón de frustraciones y dejarlas campar libremente, como subirme a un escenario con mi guitarra y gritar eso de: “¡Buenas noches Madrid!”, bromeaba.

Fuente: Leer Artículo Completo