El patinador: el mejor ejercicio de cardio y fuerza para tus piernas que puedes hacer en casa ahora que Filomena no te deja entrenar en la calle

El patinador: el mejor ejercicio de cardio y fuerza para tus piernas que puedes hacer en casa ahora que Filomena no te deja entrenar en la calle

Dar forma a unos glúteos caídos, combatir la flacidez de los brazos usando botellas de agua como mancuernas o divertirse en una clase virtual, al mundo del entrenamiento fitness no hay Filomena que lo pare. Por si el frío polar está haciendo estragos con tu rutina de cardio y quieres mejorar la silueta de tus piernas te proponemos el ejercicio definitivo para hacer en el salón de tu casa. Incluye al salto del patinador en tu entrenamiento casero y conseguirás resultados en un tiempo récord. Garantizado.

Salto del patinador: cómo se hace (nivel principiante)

La idea es emular el movimiento que los patinadores realizan para desplazarse llevando el peso del cuerpo de una pierna a otra y, obviamente, sin patines. Si no te sale a la primera, tranquilidad: coordinar todos los movimientos que requiere este ejercicio es complicado al principio.

Si nunca has deslizado tu cuerpo a derecha e izquierda con el ejercicio del patinador, te aconsejamos que comiences con esta versión para principiantes. Colócate de pie con la piernas abiertas, mantén la espalda recta, el core activado e inclina el torso hacia delante apoyando la mano derecha en el suelo a la altura del hombro para que te ayude a conservar el equilibrio durante el movimiento. Después, flexiona la rodilla izquierda y extiende la pierna derecha llevándola hacia el lateral.

Desde esta postura, comienza el movimiento: lleva la pierna derecha a la posición central al tiempo que elevas ligeramente el tronco (la espalda debe continuar recta y no hace falta que te pongas por completo de pie), apoyas la mano izquierda en el suelo y, al mismo tiempo, flexionas la pierna derecha y extiendes la izquierda al lateral.

Para hacer el cambio de piernas aún más rápido da un pequeño salto en el momento en el que cambien sus posiciones. Continúa con las inclinaciones alternando las piernas al ritmo que puedas mantener durante cinco minutos haciendo un descanso de 45 segundos cada vez que transcurra un minuto.

Salto del patinador: cómo hacerlo si ya dominamos la técnica

Si ya eres una profesional del patinador puedes probar a complicarlo aún más con esta variante. Colócate en la misma postura que en el interior sobre una superficie que no resbale porque esta vez vas a saltar de un lado a otro. Con las piernas separadas la anchura de tus caderas, el core activado y el tronco ligeramente inclinado hacia delante, vas a saltar de un lado a otro dando a una zancada y apoyando el peso solo en una de las piernas.

Desde la posición central, da una zancada lateral con la pierna derecha al tiempo que la pierna izquierda queda flexionada y recogida detrás de la derecha (apoya solo la punta del pie izquierdo por detrás de la pierna derecha), y mientras pones el brazo izquierdo por delante del torso y el derecho por detrás.

De un salto vuelve a la posición de inicio, pero esta vez cambiando las posiciones de las piernas y los brazos: esta vez la pierna derecha queda por detrás de la izquierda que es la que ha llevado a cabo la zancada y el brazo derecho queda por delante del torso mientras que el izquierdo queda por detrás. Alterna ambas piernas durante 30 segundos, descansa 15 y vuelve a repetir hasta completar cuatro series.

Fuente: Leer Artículo Completo