El triunfo de Rihanna más allá de la música

El triunfo de Rihanna más allá de la música

Trece años después de darse a conocer con el rompepistas Pon de replay, Rihanna ha demostrado que tiene madera no solo de estrella y diva, sino de verdadera empresaria. Con ocho discos a sus espaldas y más de 250 millones de copias vendidas de ellos, ni Celine Dion, Barbra Streisand, Beyoncé ni la mismísima Madonna le pueden hacer sombra en lo que a llenar las arcas se refiere. Y todo esto a pesar de que la de Barbados lleva cuatro años sin publicar nueva música, algo por lo que sus fans llevan rogando meses.

Sin embargo esta semana el diario The Sunday Times publicaba la lista anual con las personas más ricas del Reino Unido y Rihanna aparece como la tercera en la categoría de cantantes en el ranking, solo por debajo de Andrew Lloyd Webber y Paul McCartney, destacando además como la primera mujer de la lista. La realidad es que esta escalada triunfal se debe a algo más que a sus valores musicales porque la verdadera responsable ha sido la visión empresarial que ha demostrado.

Todo comenzó en 2016 cuando empezó a colaborar con firmas de moda como Puma o River Island. Para la primera incluso desplegó toda la artillería con desfiles en las semanas de la moda de Nueva York y París y una más que buena aceptación de la crítica y del público. En mayo de ese mismo año también lanzó su marca propia de lencería, con un espectáculo en el que el casting de modelos era una celebración de la diversidad y la inclusión.

Finalmente, en 2019, el conglomerado de moda francés LVMH anunció que creaba una firma junto a ella, creando así Fenty y haciendo de Rihanna la primera mujer negra en liderar una marca de moda de lujo. Pero por si esto no fuera poco, la cantante ha sabido encontrar una tercera vía de negocio en el lucrativo mundo de la belleza. En 2017 lanzó Fenty Beauty, cuyas líneas cosméticas también abogan por la inclusividad femenina. Algo por lo que la revista Time consideró a la empresa como una de las mejores creaciones del año.

La fortuna de Rihanna hoy se estima en 600 millones de dólares y los volúmenes de ventas de sus firmas la colocan entre las empresarias de más éxito del panorama. Así que si ese noveno disco que lleva un año prometiendo, no llega nunca, o si decide no volver a subirse a un escenario, no le vaticinamos un futuro nada complicado si continúa por esta línea comercial.

Fuente: Leer Artículo Completo