El truco para que tu entrenamiento aeróbico sea mucho más eficaz es… ¿tomar antes un café?

El truco para que tu entrenamiento aeróbico sea mucho más eficaz es… ¿tomar antes un café?

A los beneficios saludables que se suelen atribuir al café matutino, ahora deberíamos añadir uno más: parece que es un buen aliado de nuestro entrenamiento. ¿Por qué? Porque según un estudio elaborado por investigadores del departamento de Fisiología de la Universidad de Granada ingerir unos 3 mg de cafeína/kg (el equivalente a un café cargado)30 minutos antes de hacer ejercicioaeróbico ayuda a incrementar la quema de grasa.

Cómo funciona la interacción entre cafeína, grasa y ejercicio

La clave de este fenómeno se encuentra en un proceso llamado oxidación de grasas. “Se recomienda a menudo hacer ejercicio en ayunas por la mañana para incrementar la oxidación de grasas durante la sesión, pero esta recomendación podría carecer de base científica”, explica el autor principal de esta investigación, Francisco José Amaro-Gahete, del departamento de Fisiología de la UGR.

Esta nueva investigación pretendía comprobar científicamente si la cafeína, una de las sustancias que solemos consumir de buena mañana, era capaz de incrementar la cantidad de grasas que se queman durante las sesiones de ejercicio. Para ello contaron con una muestra pequeña de población (solo 15 personas) a las que les hicieron realizar ejercicio tras ingerir 3 mg / kg de cafeína (o un placebo) en dos horarios distintos: a las 8:00 de la mañana y a las 17:00.

“Los resultados de nuestro estudio pusieron de manifiesto que la ingestión aguda de cafeína 30 minutos antes de realizar una prueba de ejercicio aeróbico aumentó la máxima oxidación de grasas durante el ejercicio independientemente de la hora del día”, explica Francisco J. Amaro. Pero los mejores resultados en la combinación ejercicio+cafeína+oxidación de grasas se obtuvieron al usarlos todos por la tarde.

En conclusión, según este estudio, parece que si tu objetivo a la hora de ejercitarte es perder grasa, quizá un café bien cargado a las cuatro y media de la tarde e iniciar tu sesión de entrenamiento a las cinco puede ser una forma más de ayudarte a conseguirlo.

Fuente: Leer Artículo Completo