Kate Winslet vuelve a Nunca Jamás (la televisión)

Kate Winslet vuelve a Nunca Jamás (la televisión)

En el capítulo de Extras que protagonizó, Kate Winslet (como todas las estrellas invitadas a la serie creada por Ricky Gervais y Stephen Merchant) se interpretaba a sí misma. La actriz se encuentra en el rodaje de una película ficticia ambientada en la II Guerra Mundial en la que da vida a una monja a punto de ser capturada por los nazis. En un descanso, el personaje de Ricky Gervais, figurante en la cinta, la elogia por participar en un proyecto para que perdure la memoria del Holocausto, a lo que ella (su personaje) responde con cinismo: “Dios, no lo hago por eso, desde luego que no necesitamos otra película sobre el Holocausto. ¿Cuántas más nos hacen falta? Lo hemos pillado, fue terrible, pasemos a otra cosa. Lo hago porque me he dado cuenta de que hacer una película sobre el Holocausto te garantiza un Oscar. He sido nominada cuatro veces y nunca he ganado. Y todo el mundo se pregunta: ‘¿Por qué Kate Winslet no tiene un Oscar?”. Winslet consiguió su primer (y esperemos que no único) Oscar cuatro años después por The Reader, un filme sobre, ejem, el Holocausto.

Más allá de la profecía autocumplida, Extras parodiaba a las estrellas y hacía un guiño cómplice al espectador, un “así es como crees que son”, que se neutraliza en el momento en el que los parodiados deciden formar parte del chiste. La trayectoria de Winslet, como la de tantas celebridades, está llena de esos y otros sobrentendidos, algunos equivocados. Muchos creen, por ejemplo, que inició su carrera de la mano de Peter Jackson en Criaturas celestiales, su primera película. Pero fue la BBC la que la vio despegar.

Debutó en televisión en 1991 como una de las protagonistas de Dark Season, una serie de ciencia ficción juvenil de Russell T. Davies. De hecho, la primera creación televisiva del hoy celebrado autor de series como It’s a Sin, Years and Years y A Very English Scandal, entre otras. De ahí pasó a Get Back, una sitcom familiar en la que encarnaba a una de las hijas del protagonista, un hombre que se había arruinado en la crisis de los noventa. Y tras un par de personajes episódicos, empezó a hacer cine.

Hubo que esperar más de 15 años para volverla a ver en la pequeña pantalla. Lo hizo de la mano de Todd Haynes en Mildred Pierce (HBO), un nuevo acercamiento a la novela de James M.Cain en forma de miniserie que de mini solo tenía su duración, tal y como dijo la actriz: “No ha habido nada mini en Mildred Pierce. Sin duda, ha sido mi trabajo más duro desde Titanic”. Mildred Pierce se estrenó en 2011 en el Festival de Venecia, contribuyendo al incipiente prejuicio de que para dotar de prestigio a la televisión esta tenía que empezar a moverse en loscircuitos del cine. Allí Winslet declaró su posición sobre las diferencias entre ambos mundos: “La televisión es mucho más dura. Teníamos más historia que contar y menos tiempo para hacerlo, por lo que debíamos trabajar hiperconcentrados”.

Diez años después Winslet vuelve a HBO con Mare of Easttown, miniserie en la que interpreta a Mare (sí, de Easttown), una detective con una vida personal complicada que investiga el asesinato de una niña, y en la que repite con Guy Pearce como su pareja. “Hacer algo extraordinario está sobrevalorado porque mucha gente espera esode ti todo el rato”, dice Mare. Bien podría haberlo dicho Winslet, siempre extraordinaria. Lo único que ha cambiado es que ahora el espectador sabe que la televisión, como la cerámica de Talavera, no es cosa menor.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo