La vida de Sergio Álvarez Moya después de Marta Ortega: enamorado de una arquitecta, negocios con Sergio Ramos y triunfos hípicos

La vida de Sergio Álvarez Moya después de Marta Ortega: enamorado de una arquitecta, negocios con Sergio Ramos y triunfos hípicos

Nueve años han transcurrido desde aquel 18 de febrero de 2012 cuando una jovencísima Marta Ortega (37) pasaba por el altar por primera vez con el jinete Sergio Álvarez Moya (36). Los deportistas (en aquel momento la hija de Amancio Ortega se dedicaba de manera profesional a los saltos hípicos) contrajeron matrimonio en el pazo familiar que poseen los Ortega en la localidad coruñesa de Anceis. Lo hicieron en una ceremonia discreta y sobria y ante 200 invitados entre los que había pocas caras conocidas, que nada tuvo que ver con la segunda boda de Marta con Carlos Torretta en 2018 en la que las celebraciones duraron dos días y contaron con la presencia de grupos como Coldplay para amenizar la fiesta.

https://www.instagram.com/p/CBTNrH2ARVp/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

El primer y único hijo de Marta y Sergio llegaba al mundo algo más de un año después. El pequeño Amancio nacía el 5 de marzo de 2013 y dos años más tarde la pareja se separaba de manera amistosa. “Me casé muy joven –tenía 27 años–, aunque habíamos vivido mucho tiempo juntos. Resulta muy difícil convivir con una persona con una carrera como la mía. Nunca puedo hacer planes y no lo paso bien si estoy separado de los caballos”, reconocía el jinete en una entrevista con ABC en 2018. “Cuando me separé, yo aún estaba enamorado de Marta. Entramos en una dinámica complicada, que nos hizo tomar esa decisión porque teníamos proyectos muy diferentes. Y de la misma manera que yo no iba a pedirle que se sacrificara por mí, yo no podía dejar mi carrera”, añadía el jinete asturiano.

https://www.instagram.com/p/B3XiVGWJGQe/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

Es el actual campeón de España

Centrado en el mundo de los caballos desde que era un niño, Sergio Álvarez Moya ha ido obteniendo triunfos hasta ser campeón de España en dos ocasiones (2016 y 2020). Su trabajo es su gran pasión y lo que ocupa prácticamente todas las horas de su día junto con su hijo, de 7 años, al que ve siempre que sus viajes se lo permiten y con el que mantiene una relación estupenda gracias, según él mismo reconocía en la citada entrevista, a la buena sintonía que mantiene con su exmujer, que le facilita las cosas en ese sentido. Tras pasar un momento complicado en 2018, casualmente coincidiendo con la segunda boda de Marta Ortega, en el que no pudo participar en el Campeonato del Mundo por no tener un caballo a la altura y tras sufrir una lesión en la rodilla que le mantuvo de baja varios meses, Sergio recuperaba su espíritu campeón y volvía con más fuerza a los circuitos hípicos.

Nueve años después de esa boda discreta con la heredera de Inditex, Sergio prefiere la vida alejada de los focos y son escasas las entrevistas que concede que no sean por su profesión. El pasado 11 de enero, el jinete vivía un duro momento tras la pérdida de su padre, el empresario Julio Álvarez Camporro. “Fuiste el mejor siempre. Leal, lo dabas todo por tu familia y amigos. Supiste vivir y disfrutar de todo a lo grande. Nos dejas demasiado pronto pero siempre te querremos, cada brindis me acordaré de ti, que era lo que tú querías. Gracias x darnos tanto. ¡Te quiero con locura, viejo!”, escribía emocionado junto a varias instantáneas de su progenitor. Sergio estaba muy unido a su padre, ya que él fue uno de los grandes impulsores de la pasión por los caballos tanto suya como de su hermano Julio. Álvarez Camporro consiguió mantener a sus tres hijos gracias a su éxito vendiendo máquinas recreativas y a los salones recreativos, tanto que al empresario le apodaron en su Avilés natal como ‘el Maquinero’.

https://www.instagram.com/p/CLLvEOcichr/

A post shared by Sergio Ramos (@sergioramos)

Negocios con Sergio Ramos

En los últimos días, el nombre del jinete ha saltado a los medios tras anunciar el cierre de un acuerdo junto al futbolista Sergio Ramos para la compra de un caballo que está considerado como el mejor del mundo. “Un privilegio dar la bienvenida a Alamo, actual ganador de la final de Copa del Mundo y de la final Top 10”, explicaba Álvarez en su perfil de Instagram, a lo que el madridista le contestaba: “Muy grande brother. Un sueño hecho realidad y mucho futuro por delante. Seguro que vamos a disfrutar con él. ¡Seguimos!”. El caballo, de doce años, ganó en 2018 la Rolex IJRC Top 10 en Ginebra y un año después repetía en lo más alto del podium en la Copa del Mundo Longines montado por Daniel Bluman, el mejor jinete del mundo ahora mismo.

Esta no es la primera vez que el jinete asturiano y el sevillano hacen ‘negocios’, ya que a principios de este mismo año compraban la yegua Eliante Z, con la que Álvarez Moya ya ha participado en varios concursos y a la que entrena actualmente. Estos ejemplares equinos forman parte de la yeguada de Sergio Ramos de caballos de pura raza española, uno de los proyectos que más cuida el futbolista y que le ha dado grandes alegrías en los últimos tiempos. Álvarez Moya disfruta también junto a su hijo de los partidos del madridista, ya que el pequeño es fan del equipo y también juega al fútbol con un equipo infantil.

https://www.instagram.com/p/CLFrQS2g9vi/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

Además de entrenar, competir y cerrar negocios, Álvarez Moya dedica buena parte de sus energías a la gestión del Centro de Alto Rendimiento Ecuestre en La Moraleja del que es dueño, que abrió sus puertas a comienzos de 2018 y donde entrenan a jóvenes caballos de salto para luego poder venderlos, un negocio que le propicia buenos beneficios. Para el día a día, cuenta con la ayuda de su mano derecha, su hermano mayor Julio, con el que tiene una excelente relación.

https://www.instagram.com/p/BaCtrpIl-yS/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

Enamorado de una arquitecta alemana

En cuanto a su vida personal, Sergio Álvarez siempre huye de los titulares. Después de una relación de un año con la modelo francesa Charlotte Murray tras su separación, el jinete comparte su vida desde 2017 con Nina Ulenberg. La alemana es arquitecta y amazona, algo que sin duda los ha unido aún más. Nina vivió un tiempo en Florida y en Reino Unido, donde trabajó en el sector ecuestre y es además manager de la jinete Lauren Hough, representante estadounidense en las Olimpiadas. Antes de comenzar su historia de amor, Nina y Sergio fueron grandes amigos.

Tras varios meses de relación, Nina hizo las maletas y se instaló en Madrid para poder estar más cerca de su pareja. Es habitual verlos juntos los fines de semana en el Hipódromo de la Zarzuela, suelen veranear en la Costa Azul (donde también lo hace Marta Ortega con su marido Carlos Torretta) y Ulenberg se ha convertido en el mejor apoyo de Sergio en los torneos en los que participa.

https://www.instagram.com/p/B-rpQG7AnuP/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

Pasión por la hípica desde niño

Sergio empezó en el mundo de los caballos cuando solo tenía siete años y su tío le llevaba a la escuela de equitación de Avilés, donde nació. Sus padres, Julio Álvarez y Margarita Moya, acudían con asiduidad a El Forcón, un centro hípico y deportivo de Avilés, donde socializar entre pádel y caballos. Poco a poco se fue aficionando a montar y cuando salía del colegio estaba deseando hacer esa actividad, algo que para él nunca supuso un sacrificio sino que se convirtió en su gran pasión. Con 16 años ganó los Campeonatos de España y de Europa y tuvo la oportunidad de irse a Alemania a seguir formándose como jinete, algo que su padre no le dejó hacer hasta que no terminara el colegio. Fue a los 18 cuando se mudó a Bélgica junto a su hermano Julio con el que montó una empresa para comprar caballos y entrenarlos. Allí estuvo seis años y llegaron a tener hasta cien ejemplares.

https://www.instagram.com/p/B6Q_H35ggHC/

A post shared by Sergio Alvarez Moya (@sergio.alvarez.moya)

A Marta Ortega la conocía desde que eran niños y coincidían en torneos ecuestres, pero cuenta que no supo que era la hija del dueño de Inditex hasta que fueron mayores. Incluso el propio Amancio le dio buenos consejos para seguir con sus negocios que él tomó con cariño para su futuro. Además, en 2012 el empresario gallego le cedió a Carlo, un caballo con el que pudo competir y que resultó ser una joya para él. En 2016 se proclamó campeón de España con el caballo G and C Quitador Rochelais, en el Club Pineda de Sevilla y cuatro años después volvía a hacerlo ganando el Campeonato de España con Valdocco des Caps en Oliva, Valencia.

Fuente: Leer Artículo Completo