Las cosas empeorarán antes de mejorar: la prensa ante el desenlace electoral

Las cosas empeorarán antes de mejorar: la prensa ante el desenlace electoral

En retrospectiva, era inevitable que la presentadora Lesley Stahl terminara necesitando un destacamento de seguridad las 24 horas a raíz de su entrevista con Donald Trump . Después de irrumpir en el set de su grabación con la galardonada periodista de 60 Minutes la semana pasada, porque a él no le gustaban sus preguntas, el presidente despotricó contra Stahl en Twitter (“FAKE and BIASED”), y se burló de ella ante miles de fanáticos en sus mítines durante la semana siguiente. “Tenéis que ver lo que hacemos con 60 Minutes, os divertiréis mucho. Lesley Stahl no va a estar feliz”, le anunció a una multitud en Erie, Pensilvania. "Fuego saliendo de sus ojos", apuntó días después en Lansing, Michigan.

El martes pasado, dos días después de que CBS acumulara 17 millones de espectadores con su emisión del domingo por la noche de la entrevista de Stahl, TMZ informó de que se había "recibido una amenaza de muerte en casa de uno de sus familiares inmediatos en la Costa Oeste. Nos dijeron que la red tiene guardias que monitorean las casas de Lesley y de los miembros de su familia, y los siguen si salen en público”. (CBS se negó a comentar).

El episodio de Stahl fue un brillante ejemplo de cómo la tenaz y peligrosa retórica anti-prensa del presidente ha catalogado a los medios como uno de los villanos del drama de Trump. Trump le reveló su estrategia a Stahl poco después de ganar las elecciones de 2016: "Lo hago para desacreditarlos a todos y degradarlos a todos", dijo y no ha cedido en los últimos cuatro años. Para los periodistas, las amenazas de muerte ahora solo vienen con el territorio. Ditto doxxing, o ser atacado en un evento de campaña, o arriesgar la seguridad personal y el bienestar general. No importan las insinuaciones sentimiento anti-Primera Enmienda que flotan en el aire, o los ataques de mala fe para desacreditar los reportajes honestos y veraces, o el rechazo aterradoramente generalizado de la realidad, difundido por cuentas de redes sociales incompletas y presentadores de noticias propagandísticos.

Dejando de lado todas esas cosas alegres, el ritmo del velocista y el caos continuo del ciclo de noticias de Trump es psicológico, emocional y físicamente agotador, tanto para quienes informan de los titulares como para quienes los consumen. Al parecer, nunca antes una sola persona había absorbido tanto oxígeno durante tanto tiempo.

Como dijo mi colega Joe Hagan la semana pasada en el último episodio de nuestro podcast Inside the Hive , “Solía haber una diversidad de historias en el mundo. Podrías escribir sobre todo tipo de cosas y la gente lo leería. La completa concentración de atención alrededor del ciclo de noticias de Trump, es el equivalente mediático de las pancartas de Kim Jong Un en cada pared, en cada edificio de Corea del Norte”. Si Joe Biden gana las elecciones, inevitablemente habrá un colapso de tweets y doomscrolling y tráfico web y suscripciones y calificaciones de noticias, pero después de eso, continuó Hagan, sonando más esperanzado, habrá un regreso a una apariencia de normalidad, donde "nosotros como periodistas, nosotros como lo que sea que hagamos, tendremos que volver a tu vida, y qué alivio será eso".

Esta conversación me hizo pensar en lo que significaría una administración de Biden para el periodismo, no tanto desde un punto de vista empresarial, sino simplemente en términos de práctica, y especialmente para los periodistas cuyo trabajo es cubrir a Trump, la política de Trump, el gobierno y aliados de Trump. Después de cuatro años de locura continua, ¿están soñando despiertos en secreto con una presidencia de Biden comparativamente aburrida y completamente ordinaria? Imagínense una presidencia que les permitiera finalmente bajar de la rueda del hámster: no más "NOTICIAS FALSAS" o "ENEMIGOS DEL PUEBLO", no más llamar frenéticamente a 27 fuentes para reconstruir rápidamente lo que sucedió dentro de la habitación donde estaba la última locura. No más tweets nocturnos que arruinen sus cenas o tweets de madrugada sacándolos de la cama antes del amanecer.

Llamé a algunos periodistas políticos de las grandes ligas para conocer sus opiniones sobre esto. "Hay varias personas que han cubierto esta Casa Blanca, incluso algunos de los nombres más importantes del ritmo, que han sugerido que no harían otro período de Trump, porque están agotados", me cuenta uno de ellos. “Este ritmo no es sostenible. No se puede mantener".

Aún así, incluso en el caso de una victoria de Biden, no es que las cosas se vayan a calmar de repente. A corto plazo, dependería de cómo fuera una transición de Trump. ¿Se retiraría a Mar-a-Lago en desafiante ignominia y trabajaría en su golpe de golf durante los próximos tres meses? ¿O habría una avalancha de desregulaciones, órdenes ejecutivas e indultos? Después de eso, ¿Trump seguiría adelante en su vida política? ¿Mantendría las reuniones previstas? ¿Lanzaría un medio de comunicación? (¿Se acuerdan de Trump TV ?) ¿Y qué posibles investigaciones criminales podrían tener lugar? Es bastante posible que, si no fuera presidente, se iría y la prensa tendría que decidir cuánto cubrir el espectáculo secundario o ignorarlo.

Incluso si Biden toma posesión el 20 de enero, mi fuente continúa: “No creo que el ritmo vaya a disminuir de inmediato, solo porque tendrá tantas crisis en su mesa. Creo que seguirá siendo bastante frenético por un tiempo, aunque quizás mucho menos disperso". Es cierto que, de todos modos, seguirá habiendo una pandemia devastadora y consecuencias económicas relacionadas. Por otro lado, ya no habría nadie detrás del sello presidencial llamando a los reporteros deshonras y falsificaciones, así que ahí está.

Un segundo periodista político prominente fue aún más optimista en esta evaluación. "Creo que la gente probablemente sobrestime cuánto más normales se volverán las cosas", dijo hablando de una hipotética victoria de Biden. “La transición la última vez fue increíblemente activa. A nadie le va a importar a quién elija Biden como su secretario de estado. Va a ser, ¿qué está perdonando Trump? ¿O están tratando de eliminar las últimas vacantes judiciales que tienen que cubrir? Creo que va a empeorar mucho antes de mejorar".

También hay algo que preocupa a este reportero: la complacencia entre los lectores. “A pesar de sus mejores esfuerzos por destruir la credibilidad de los medios, Trump ha creado una era dorada para el periodismo”, dijo. “La gente está tan interesada en las noticias que casi se ha convertido en esta adicción, lo que ha sido genial para nosotros como negocio, y también creo que es uno de los desarrollos más alentadores de la administración Trump, que no es exactamente una era donde ha habido muchas cosas que celebrar la gente de nuestro mundo. A menudo hablamos de lo que habría pasado si Hillary [Clinton] hubiera ganado. Tengo la sensación de que la gente simplemente se habría desconectado. No ha habido nada convincente, o al menos nada tan cautivador como los últimos cuatro años".

Otro reportero político, uno cuyo lugar es la Casa Blanca, se hizo eco de ese sentimiento: “De alguna manera, es una historia tremenda. La administración Trump ha sido una fuente loca de noticias. Me imagino que algunos de nosotros que nos hemos acostumbrado a este loco estilo de vida tendríamos algunos desafíos para reajustarnos ". También está la cuestión de cómo sería el día a día de cubrir una Casa Blanca de Biden. Su Casa Blanca sería más disciplinada. ¿Quizás un poco demasiado disciplinado, considerando a lo que se ha acostumbrado el cuerpo de prensa? "Simplemente no va a ser lo mismo", zanja mi fuente (de nuevo, hablando hipotéticamente). "Como, estas personas", refiriéndose a la gente de Trump, "te golpean públicamente y te tratan como una mierda, pero les gusta criticar".

Por supuesto, habría algunos placeres sencillos que esperar. “Quiero decir que sería bueno que las mañanas y las tardes no estuvieran dominadas por sus tuits, y que el teléfono no te despertara a las 12 am y las 5.45 am”, dijo el reportero. "Sería bueno tener una vida de nuevo".

Artículo publicado en Vanity Fair USA y traducido. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo