Por qué no deberías llevar nunca el móvil en el sujetador deportivo

Por qué no deberías llevar nunca el móvil en el sujetador deportivo

¿No tienes bolsillos para guardar el móvil cuando sales a andar o a correr? ¿Se te ha olvidado la riñonera o el brazalete donde normalmente lo guardas? Pues lo enganchas en el sujetador y así puedes llevar las manos libres, ¿verdad?

Solemos utilizar esta prenda como comodín de vez en cuando (¿quién no se ha metido el móvil en el canalillo yendo de fiesta para no perderlo?), pero en realidad hay un buen motivo para dejar de hacerlo.

“Las mujeres no deberían dejar que el teléfono móvil toque sus pechos ni esté sobre la piel en general, ya que diversos estudios han señalado un mayor riesgo de tumores cerebrales por el uso prolongado este dispositivo”, explica la doctora Mary Redmayne, investigadora de la Universidad de Monash, a a Women’s Health Australia.

Aunque falta información sobre si la exposición a los teléfonos inteligentes tiene relación con el cáncer de mama, explica que “la gente debería ir a lo seguro y evitar tener sus teléfonos inteligentes directamente contra el cuerpo”.

La advertencia llega después de que un estudio de la Universidad de Monash haya revelado que una cuarta parte de las mujeres encuestadas llevan su smartphone metido en el sujetador. Y que aunque les preocupa que su uso esté relacionado con problemas de sueño, cáncer y dolores de cabeza o mareos, no han dejado de hacerlo.

También es importante recordar que el teléfono no sólo está activo mientras se hace una llamada: “Los móviles emiten regularmente radiación electromagnética cuando están en reposo, porque muchas aplicaciones se ejecutan automáticamente en segundo plano para actualizar la información”, explica la doctora. Y aunque la comunidad científica no se pone de acuerdo sobre si una exposición baja y continuada a esta radiación podría afectar a la salud, el estudio de la universidad confirma que el cuerpo humano absorbe la radiación, por lo que ir a lo seguro podría ser la mejor opción.

También es interesante señalar que varios fabricantes de teléfonos inteligentes, como Apple, advierten que no se debe guardar el dispositivo en contacto con la piel. (En la guía de usuario de Apple, se recomienda utilizar una opción de manos libres, como el altavoz incorporado o los auriculares, para reducir la exposición a la energía de radiofrecuencia. También informan a los usuarios de que deben mantener el teléfono a medio centímetro de su cuerpo para que la exposición se mantenga en los niveles probados para cumplir los límites).

“Se podría pensar que la industria de los bolsos se está desmoronando con la cantidad de mujeres que veo cada día con todo el contenido de su cartera –o la cartera misma, no es broma– metida en el sujetador”, nos contaba Esther Labi, fundadora de la emblemática tienda de sujetadores australianos Storm in a D Cup. “Y este no es en absoluto el mejor lugar para guardar tus cosas, ya que no solo te arriesgas a dañar la prensa, sino también tus pechos”.

Otras cosas que nunca deberías guardar en el sujetador

1. Las llaves del coche

De acuerdo con Esther, las llaves del coche o cualquier elemento afilado, podría dañar fácilmente el sujetador. “He visto las consecuencias de lo que un juego de llaves de coche puede provocar en esta prenda y no es bonito. Su forma puede dejar surcos abultados o arrugados en la copa y/o el relleno del sujetador. Y esto se traduce en que la próxima vez que te pongas tu sujetador favorito, puede que se raje o que tus pechos no encajen bien en la copa”, apunta la experta.

2. Pañuelos

“En los tiempos que corren, mantener la higiene es fundamental para evitar la propagación de enfermedades. Así que, si tomamos precauciones adicionales como lavarnos las manos con regularidad, darnos un codazo en lugar de un apretón de manos y usar mascarilla… ¿por qué demonios íbamos a guardar un pañuelo usado en el sujetador?”, se pregunta Esther.

“Al guardar un pañuelo sucio ahí dentro, lo estás convirtiendo en una placa de Petri para incubar y propagar virus altamente transmisibles. El mundo cálido, húmedo y oscuro que hay dentro del sujetador ofrece las condiciones necesarias para favorecer el crecimiento de los virus, así que tira el pañuelo a la basura y punto”.

3. Artículos que funcionan con pilas o batería

“Todas sabemos ahora que nuestros teléfonos y otros dispositivos eléctricos, emiten niveles bajos de radiación, que son perjudiciales para nuestro cuerpo en alta concentración. Guardar el teléfono en el sujetador, directamente sobre el pecho, puede ser peligroso, por lo que recomiendo encarecidamente mantener el teléfono lo más lejos posible de esta zona”, añadió Esther.

“Y aunque todavía se están realizando estudios científicos, insto a las mujeres, o a cualquier persona que utilice un sujetador, a que actúen con precaución, ya que prefiero prevenir que lamentar en el futuro. No pongas nada electrónico o que contenga una pila en tu sujetador”.

4. Lápiz de labios o maquillaje

“Si alguna vez has olvidado un pintalabios en el coche durante el verano o lo has dejado justo debajo de la ventana cuando entran los rayos del sol, lo habrás encontrado derretido horas después. Pues bien: si metes el labial en el sujetador puedes lograr exactamente lo mismo”, explica Esther. Especialmente si hace calor, si sudas… No solo es antihigiénico, sino que podrías estropear el producto.

5.Cualquier cosa pesada

“Las monedas, la cartera, los teléfonos y las gafas de sol actúan como anclas en tu sujetador, haciendo que tus pechos pesen más”, explica Esther. “Además, recuerda que si te cabe algo en la copa del sujetador, probablemente se deba a que llevas la talla equivocada y, en realidad, te queda grande”.

¿Solución? Si no quieres salir a andar con mochila o bolso, opta por riñoneras deportivas, leggings con bolsillos o brazaletes. ¡Así de simple!


Vía: Women’s Health ES

Fuente: Leer Artículo Completo