Por si te has cansado de cocinar esta Navidad, aquí tienes 5 ideas para hacer bocadillos saludables

Por si te has cansado de cocinar esta Navidad, aquí tienes 5 ideas para hacer bocadillos saludables

Cocinar o no cocinar, esa es la cuestión a la que te enfrentas los días de frío y pereza. Acudimos al rescate de tus vacaciones y tu tiempo libre para proponerte una idea: cómete un bocadillo, pero que sea saludable. ¿Es eso posible? Pues sí, si sigues estas máximas y te ciñes a nuestra lista de ingredientes. Toma nota.

Cómo hacer un bocadillo saludable y que no engorde

Lo importante es la elección de la materia prima, y empezando por la base, sin discusión, tu bocadillo tiene que estar hecho con pan integral. Las ventajas del pan integral sobre el resto de panes son incuestionables: al aportar fibra en cada bocado no solo colabora a la buena salud de las bacterias más beneficiosas que viven en tu intestino, sino que genera una mayor sensación de saciedad por lo que puedes comer menos y, al mismo tiempo, pasar menos hambre. Con 60-80 g de pan integral puedes hacer un bocadillo que te sirva perfectamente para acabar el día.

El segundo mandamiento del bocadillo sano es que siempre tiene que llevar en su interior un ingrediente de origen vegetal y el tercero es que lo acompañes de agua para beber y fruta como postre (no sirve de nada comer sano y luego tirarlo todo por la borda por culpa de los acompañamientos).

Lo que importa: qué ponemos dentro del bocadillo

Entre los rellenos de bocadillo para tus cenas que ningún dietista-nutricionista discutiría están:

Bocadillo de melva de atún con tomate y lechuga. Si le quieres dar un toque gourmet puedes añadirle rúcula o canónigos u hojas de espinacas frescas. Y si quieres mejorarlo aún más, introduce otra verdura más con unos pimientos rojos asados.

Bocadillo de crema de atún. Es una opción con bastantes calorías, pero por consumirla de forma ocasional no pasa nada. Para hacer la crema necesitas mezclar una lata de atún en aceite de oliva escurrida con huevo duro rallado, cebolla rallada, col y zanahorias cortadas en juliana, una cucharada de mahonesa casera y una pizca de pimienta.

Bocadillo de paté de lentejas (hecho con lentejas guisadas con curry) con bortes tiernos de lechuga y espinacas y un hilo de aceite de oliva virgen extra.

Bocadillo de tiras de pollo a la plancha con pimiento, calabacín y cebolla asados y migas de queso de cabra.

Y el más clásico: bocadillo de sardinillas picantonas con cebolleta picada y unas gotas de zumo de limón.

Fuente: Leer Artículo Completo