Sargadelos nos sigue haciendo soñar: la historia de una de las firmas más icónicas de España

Sargadelos nos sigue haciendo soñar: la historia de una de las firmas más icónicas de España

Fuentes, cafeteras o soperas de brillante porcelana blanca y caprichosas formas en azul cobalto inspiradas en motivos medievales o en la abstracción pictórica iluminan muchas mesas y vitrinas. Con sus más de 200 años de historia, Sargadelos es quizá la empresa más icónica de Galicia y una de las más simbólicas de la alta artesanía española. Reúne una identidad cultural y una memoria estética, que hoy, en una nueva etapa, quiere revitalizar.

Esta porcelana bicolor nació como loza de estética neoclásica a principios del siglo XIX, de la mano de Antonio Raimundo Ibañez, marqués de Sargadelos, asturiano de la comarca de Oscos, uno de los industriales más importantes de su época. Inauguró una fábrica de loza inglesa en la parroquia de Sargadelos, en el ayuntamiento de Cervo (Lugo), en 1806, a donde llegó por las minas de caolín que había en la zona. Tenía 55 años y poseía un próspero negocio de munición. A principios de los años 30 del siglo XIX, la fabrica producía 20.000 piezas anuales. A mediados de siglo, 1.000 familias trabajaban en ella. Cerró en 1875, pero no fue el fin de su historia.

Hoy queremos seguir siendo vanguardistas e icónicos en el mundo del diseño.

Casi un siglo después, en 1972, la firma renace con nueva estética, que se convirtió en uno de los símbolos de nuestro siglo XX. La idea de recuperar las tradiciones cerámicas gallegas y contribuir al desarrollo de la región lleva al ceramista e intelectual Isaac Díaz Pardo y al pintor Luis Seoane a retomar la producción con piezas de diseños abstractos y geométricos, de inspiración románica y barroca. “La marca lideró una corriente cultural que marcó la década. Aquella época se llamó la Bauhaus gallega. La inspiración viene de monumentos, iglesias o monasterios gallegos, como en las vajillas Monferico o Portomarinico. Hoy queremos seguir siendo vanguardistas e icónicos en el mundo del diseño”, explican desde la firma. Junto a la calidad de la porcelana y las formas de las piezas destaca su colorido en verdes, negros, ocres dorados y rojos oscuros, junto al azul cobalto, insignia de la casa y signo de la mejor calidad por su resistencia a altas temperaturas.

Sargadelos, con fábricas en Cervo (Lugo) y El Castro (A Coruña), goza, además, de reconocimiento internacional: sus piezas se venden en el MoMA y algunos de los mejores diseñadores de las últimas décadas, como el británico Jasper Morrison o los holandeses Eddy Varekamp y Norman Trapman, han colaborado con la firma, igual que creadores gallegos como Souto, Colmeiro o Acisclo Manzano. Hoy, con un equipo de 150 personas, de las cuales el 70% son mujeres, quiere afianzar su futuro. Sus piezas se venderán en la galería comercial Palacio de Hierro, en México, o La Rinascente, de Milán. En Madrid ha abierto recientemente una tienda. Y nuevos e interesantes proyectos están por venir. (Sargadelos.com).

Fuente: Leer Artículo Completo