Spoilers: por qué no nos gusta saber el final de una serie o película

Spoilers: por qué no nos gusta saber el final de una serie o película

Has empezado una serie nueva y estás completamente enganchado a ella, deseas llegar a casa después del trabajo para dejar el móvil de lado y darle al play a la serie y no puedes dejar de relacionar cualquier conversación con alguno de sus capítulos. Si eres de los que viven tanto las emociones que ven lo que sucede a través de la pantalla como si fuera su vida seguro que eres también de los que evitan recibir cualquier tipo de spoiler.

Cada vez que sale una conversación sobre esta serie avisas de que no quieres saber qué va a pasar en el siguiente capítulo, con quién va a estar tu personaje favorito al final de la temporada o de quién van a prescindir para grabar la última. En Instagram has dejado de seguir a las personas que comparten contenido sobre las series del momento para no conocer qué pasará en sus tramas y, jamás, haces click sobre la opción de explorar, no vaya a ser que veas un vídeo que no deberías y descubras su final.

¿Por qué sucede esto? ¿por qué vives la serie como si fuera tu propia vida? La empatía tiene la culpa. A veces cada capítulo de la serie representa un capítulo de tu vida o la personalidad de un personaje se asemeja tanto a la tuya que no puedes evitar ponerte en su lugar y vivir sus historias tanto que pueden llegar a alterar tu estado de ánimo. Todo depende de las circunstancias y del contexto por el que estés pasando en ese momento. Sentir esta empatía provoca una identificación tan notoria que incluso te hace reflexionar con la almohada sobre temas que, igual antes, no habría hecho.

Y precisamente porque eres tú mismo el que quiere imaginar cómo se desarrollará la historia y cómo harías tú que fuera el guión, no quieres saber nada sobre los spoilers. Cuando alguien te cuenta el final o un adelanto de la trama de la serie que estás viendo, en un primer momento se produce una sorpresa inicial ante la información nueva que, luego, se transforma en una sorpresa negativa. ¿Una sorpresa negativa? Sí, porque tú no has elegido ni cuándo, ni cómo, ni con quién conocer esa información. Ni siquiera has elegido conocer esa información y te la han desvelado sin consentimiento.

Te ha pasado, ¿verdad? Conoces a personas que están deseando destriparte la historia de cualquier película o serie y tan solo verte te miran ansiosos por hacerlo. No te preocupes, no están pensando en romper su silencio para incomodarte a ti si no que sienten tanta emoción por lo sucedido en ese guión que su reacción emocional les impulsa a contarlo y a compartirlo con los demás. No tienen autocontrol y les produce ansiedad guardarse, para sí mismos, esa información.

Pero además también existe otro grupo de personas frente a los que odian los spoilers y los que están deseando contarlos: los que los buscan intencionadamente. Suelen ser personas que no toleran la incertidumbre y que, como consecuencia, necesitan saber en todo momento qué va a ocurrir. A menudo estas personas buscan respuestas en redes sociales o en medios de comunicación que han escrito sobre el final de la serie. Lo hacen como una respuesta a su sensación de falta de control, es decir, buscar intencionadamente un spoiler es una respuesta inconsciente para reforzar tu poder y dominio de las situaciones.

Y aunque encuentres el spoiler buscado puede que, incluso, llegues a sentir desencanto ante el hecho de conocer ya el final de la trama. En definitiva: si eres de las personas que odian los spoilers avisa a tu entorno. Si en cambio, te sucede todo lo contrario, encuentra un grupo de personas que piensen como tú y háblalo con ellas, ejerciendo tu autocontrol con las personas que los detestan.




Fuente: Leer Artículo Completo