Todo lo que tienes que saber de Halston, el diseñador más divino de los 70, protagonista de la nueva miniserie de Netflix que vas a ver de un tirón este fin de semana

Todo lo que tienes que saber de Halston, el diseñador más divino de los 70, protagonista de la nueva miniserie de Netflix que vas a ver de un tirón este fin de semana

Tras trasladarnos a los 80 con el juicio a O.J. Simpson y ‘Pose’ y llevarnos a los 90 con el asesinato de Gianni Versace, la última producción con la exitosa firma de Ryan Murphy vuelve a los años 70 para contar la historia de Roy Halston Frowick. O como todos le conocían, Halston. Un creador talentoso y admirado que se rodeó de algunas de las modelos y actrices más conocidas de la época y se convirtió en un sinónimo del lujo y la fama que todo el mundo deseaba vestir.

La miniserie, de la que Murphy es productor ejecutivo y ha coescrito algunos episodios, llegará mañana viernes a Netflix rodeada el secretismo más absoluto. Compuesta por cinco episodios, y ambientada en el Nueva York de los 70 y 80, el actor escocés Ewan McGregor es el encargado de interpretar a Halston. Y la producción llega con polémica, ya que según un comunicado de la familia del modisto, “la próxima serie de Netflix es un relato inexacto y ficticio del famoso diseñador de moda” y acusan a los creadores de no haberse puesto en contacto con ellos para consultar los Archivos de Halston, que “siguen siendo la única fuente definitiva y completa sobre el hombre y su legado”.

A pesar de estas acusaciones, y para que no te pierdas nada de lo que van a llevar a la pantalla, hemos recopilado aquí los momentos trascendentales de la vida del creador nacido en los años 30 en Iowa. Tras estudiar en el Instituto del Arte en Chicago y ser escaparatista y vendedor de sombreros, en 1957 se mudó a Nueva York, donde comenzó a trabajar para la sombrerera Lilly Daché, que solo tardó un año en convertirlo en codiseñador. Su primer momento de gloria llegó cuatro años después, cuando se encargó de confeccionar el sombrero que llevó Jackie Kennedy en la toma de posesión de su marido. Sin embargo, el interés por este accesorio decayó y Halston se pasó a la ropa gracias a la financiación de una millonaria tejana.

En 1968 Halston abrió su primera boutique en Madison Square y en su primera colección incluyó un vestido de novia de terciopelo de jade oscuro para una ejecutiva de publicidad. De esa relación nacería la colaboración con la aerolínea Braniff International Airways, de la que confeccionaría sus uniformes una década después.

Según las imágenes que hemos podido ver en el tráiler, es probable que la producción comience en este momento histórico, en el que Halston alcanzó la fama mundial. Antes de que acabase la década el modisto lanzó su primera colección pret-á-porter, con diseños minimalistas y glamurosos, confeccionados con materiales suaves y lujosos como la seda, la gasa y el ante.

Entre sus principales aportaciones al mundo de la moda los expertos destacan cómo cambió la silueta ajustada de la moda femenina, mostrando la forma del cuerpo gracias al flujo natural de los tejidos. Entre las principales prendas de sus colecciones estaban los trajes de ante y los vestidos camiseros, muchos le consideran responsable de la popularización del caftán y fue un gran defensor del pantalón, porque “dan a las mujeres la libertad de moverse que nunca han tenido”.

Su popularidad coincidió con la época en la que triunfó la música disco y sus creaciones de noche eran habituales en las pistas de baile más sofisticadas, como las de Studio 54 en el que se le podía ver a él mismo en compañía de Andy Warhol o Liza Minelli, una de sus musas. La conocida actriz también estará presente en la miniserie, y la encargada de darle vida será la actriz californiana Krysta Rodríguez.

Con Greta Garbo, Lauren Bacall y Elizabeth Taylor entre su clientela, en esta época conoció al amor de su vida, el artista venezolano Víctor Hugo, con el que mantuvo una relación intermitente durante una década. Unos años en los que el modisto alcanzó la gloria. De 1969 a 1973 se calcula que ganó 30 millones de dólares y entonces vendió su línea creativa a Norton Simon, aunque siguió siendo diseñador. En 1975 Max Factor lanzó una fragancia para mujeres con su nombre y en los dos primeros años se generaron 85 millones de dólares.

Halston lo tenía todo, la fama, el dinero y la profesión que deseaba, viajaba con sus musas y modelos, a las que apodaron las Halstonettes y era el hombre más deseado por tiendas de todo el mundo que deseaban lanzar una línea con su nombre. Sin embargo en 1983 firmó un acuerdo con una minorista y muchos consideraron que esta decisión empresarial abarataba la marca que con tanto esfuerzo había levantado. Los pedidos se redujeron, las tiendas renunciaron a sus acuerdos y un año después le prohibieron crear nuevos diseños. Sus esfuerzos por recomprar su empresa fueron inútiles y solo creaba para Liza Minelli, Marta Graham y otros amigos y familiares.

En 1988 el diseñador dio positivo en la prueba del VIH y poco después se trasladó a San Francisco, donde su familia le cuidó hasta su muerte en 1990. A pesar de su caída en desgracia la memoria de Halston siempre ha estado muy presente en el mundo de la moda, en buena parte gracias al esfuerzo de sus amistades, y en las dos últimas décadas se han realizado diversas retrospectivas sobre sus creaciones. Y ahora Netflix nos trae su historia, para que muchos tengan la oportunidad de conocer a esta personalidad brillante y arrolladora, pero también imperfecta.

Fuente: Leer Artículo Completo