Toque de queda, gel hidroalcóholico… ¿por qué están triunfando (más que nunca) las apps para ligar?

Toque de queda, gel hidroalcóholico… ¿por qué están triunfando (más que nunca) las apps para ligar?

Hace solo un año, una encuesta reveló que España era el país europeo más propenso a encontrar pareja en eventos en vivo. Una pandemia, un confinamiento, un estado de alarma con toque de queda y miles de litros de gel higienizante después, los solteros se han visto obligados a encontrar el amor de puertas para adentro. Cupido ha cambiado sus flechas por una buena cobertura y las aplicaciones para encontrar pareja. Un estudio realizado por Smartme Analytics señala que las dating apps han vivido un repunte del más del 50%. El 12 de abril, Tinder registró un pico de conversaciones: sus miembros enviaron un 76% más de mensajes de media e incrementaron un 52% el volumen de swipes (deslizar el dedo a derecha o izquierda sobre la pantalla para indicar si alguien te gusta o no).

En esta búsqueda del amor en plena pandemia no solo los millennials encuentran casamentera en internet. A mediados de abril, cuando la generación Z española enviaba ya el doble de mensajes diarios en Tinder, los solteros mayores también se ponían en marcha. Marion Graff, VP Business Line Senior Brands de Ourtime, la app para singles de más de 50 años, indica que tres de cada cinco de ellos se decantan por las citas online. Tras el confinamiento y con las restricciones en pie, la aplicación ha registrado un 16% más de nuevos usuarios.

Además, los ingresos de Tinder en agosto de 2020 aumentaron un 8% respecto al mismo mes en 2019, según la consultora digital Sensor Tower. La segunda app que más se ha enriquecido en la pandemia es Bumble, con un crecimiento interanual del 16,8%. El amor online cotiza al alza, pero ¿ha cambiado el tipo de relaciones que buscamos? ¿Cómo son las citas en un mundo sin amores de barra? ¿Hay esperanza para el amor en tiempos de Tinder?

Tras la pandemia, el 72,2% de los hombres solteros persiguen el amor más allá de una noche, frente al 69% de mujeres, según AdoptaUnTío

El romance vence a la superficialidad

“Ahora importa más conocer a alguien emocionalmente que físicamente. El 75% de los solteros en España participaría en una conversación con alguien cuya foto no sea de su agrado; y el 64% afirma que iniciaría una historia real de amor, aunque no le guste la apariencia”, asegura Roelijne Peters, senior marketing manager de Meetic para Europa. AdoptaUnTío coincide: su estudio señala que el 43% de los usuarios dice prestar ahora más atención a la descripción de los perfiles que a las fotos. “Hemos empezado a tener conversaciones más profundas. En nuestra plataforma se han enviado de media más del doble de mensajes entre dos personas que antes del estado de alarma”, declara Laura Solé, responsable en España de la app, donde el 26% de los encuestados han desarrollado sentimientos por otra persona antes de conocerla cara a cara.

Sin embargo, aunque la pandemia haya reforzado el lado más romántico de los que buscan pareja, también ha propiciado la soledad y cierta urgencia por establecer relaciones. Como advierte Marcos López, psicólogo del centro Alcea, el problema se encuentra en la idealización: “Hemos visto que, ante la falta de cercanía y contacto, hay quienes niegan lo que no les cuadra con su ideal e intentan llenar huecos empezando relaciones desde esa base, no desde la de compartir”.

Tras la cultura del amor de consumo rápido, prolifera el slow dating. Una reciente encuesta llevada a cabo por OkCupid indica que los usuarios que solo buscan sexo han disminuido un 20% y que las búsquedas de relaciones de larga duración han aumentado un 5%. “Al principio de la pandemia, los solteros necesitaban conexiones más inmediatas. Cuando el año fue avanzando, la gente, de forma natural, empezó a pensar más a largo plazo”, comenta Priti Joshi, global dater expert de Bumble.

En las apps de citas, la afinidad importa ahora más que la foto.

Las citas virtuales parecen la opción perfecta: inciden en la calidad del tiempo compartido y permiten saber si esa persona es realmente compatible en un momento en el que la seguridad es clave. Tinder ha lanzado una función de videollamada. Whitney Wolfe Herd, fundadora y CEO de Bumble, también insta a sus usuarios a utilizar el videochat y las llamadas de la app. “Queremos ayudaros a que os sintáis conectados incluso estando físicamente lejos”, indica. Marion Graff, de Ourtime, explica: “Decidimos cancelar todos los eventos en Europa, pero queremos apoyar a los solteros y lanzamos videollamadas, mensajes de audio, eventos online… Y recomendamos a los usuarios que sigan las instrucciones del Gobierno”.

Todas las apps recuerdan a sus usuarios la importancia de obedecer las restricciones. Pero ¿son capaces de saber si en ellas se organizan fiestas ilegales? “En Meetic, por la Ley de Protección de Datos, no tenemos acceso a las conversaciones privadas entre usuarios, pero nuestro equipo de moderadores garantiza una buena experiencia e investiga las denuncias y comportamientos inapropiados”, explica Peters.

Las citas no solo están cambiando de escenario, sino también de enfoque: las videollamadas han normalizado los chándales y la ausencia de maquillaje. “Nuestra predicción es que los solteros mantendrán esta actitud y que incluso la incorporarán a las citas físicas”, señalan desde Badoo. En este nuevo marco, Copper organiza eventos semanales de videocitas, en los que los participantes disfrutan de hasta 30 encuentros cortos en un entorno seguro.

El videojuego Animal Crossing es el nuevo “bar” donde conocer gente.

Igualmente virtuales, pero menos tradicionales, son las citas en Animal Crossing. El videojuego alcanzó su pico en mayo, con un 89% más de menciones en Tinder, y se ha convertido en el nuevo bar en el que conocer gente antes de pasar a la citas físicas con una invitada imprescindible: la mascarilla. “Y eso nos afecta –explica el psicólogo–; hay mucha información no verbal que inferimos a través de la boca. Con mascarilla, nos cuesta más identificar reacciones, bromas, dar contexto a una mirada… ¿La solución? Preguntar e indagar más”.

Para encontrar el amor, por tanto, no basta con tener wifi. Para amar (con éxito) en tiempos revueltos, hay que hablar más, saber bien lo que se busca y no precipitarse. Sí, exactamente lo mismo que antes de la pandemia. Solo que ahora llevar mascarilla importa más que calzarse unos tacones.

Fuente: Leer Artículo Completo