Tras el éxito de Patria, Aitor Gabilondo está a punto de estrenar Besos al aire ¿cuál es la fórmula secreta de este maestro de las series que triunfan?

Tras el éxito de Patria, Aitor Gabilondo está a punto de estrenar Besos al aire ¿cuál es la fórmula secreta de este maestro de las series que triunfan?

Aitor Gabilondo (San Sebastián, 1972) concede esta entrevista unas horas antes de la gala de los premios Feroz, en la que Patria, la serie que lleva su firma –“de saber que el libro iba a convertirse en un fenómeno, no sé si me habría atrevido a hacerla”, reconoce–, optaba a siete galardones, aunque al final se llevó dos. No da muestras de estar nervioso, tal vez porque se parapeta tras su carácter vasco, serio pero afable, o porque este guionista reconvertido en showrunner, que comenzó a brillar hace 20 años en Periodistas, ya está curtido en mil batallas y la que ahora le toca es Besos al aire, la miniserie de dos episodios creada por su productora Alea Media que se estrena el 26 de marzo en Star, la plataforma para adultos de Disney+: una ficción coral, protagonizada por Paco León y Leonor Watling, y ambientada en tiempos de Covid, que se mueve en el terreno de la comedia romántica.

Mujerhoy. ¿Por qué hacer una serie sobre la pandemia en plena pandemia?

Aitor Gabilondo. La idea surgió al principio de la cuarentena, pero creíamos que cuando se estrenara la veríamos como un testimonio de lo que habíamos pasado, no que estaríamos inmersos en la tercera ola. Sin duda, pecamos de inocentes o de optimistas. No sé si la gente está preparada para ver algo así, pero lo cierto es que la pandemia solo es el marco para contar ocho historias de amor cruzadas e improbables.

Mujerhoy. De adaptar Patria a rodar una serie con actores con mascarilla. Está claro que le van los retos…

Aitor Gabilondo. Todo es un reto y un trabajo enorme que requiere energía. Pero más que retos creo que son historias muy distintas que merece la pena contar. Besos al aire es una instant movie –aquí te pillo, aquí te grabo– hecha con mucho cariño y Patria, un trabajo más laborioso. Cada vez me interesan más las series cercanas a la realidad, que conecten con lo que vivimos.

Mujerhoy. ¿Tiene la sensación de que el éxito de Patria le ha puesto el listón muy alto

Aitor Gabilondo. No es una sensación, es una realidad: Patria ha tenido mucha repercusión. Pero, afortunadamente, se te pasa. Llevo muchos años en esto y sé digerirlo. Pero Patria me ha cambiado y siento que ha terminado un ciclo de mi vida; estoy reubicándome a ver qué hago. Escribir seguro, para la televisión no sé, algún título más creo que sí…

Mujerhoy. ¿Ha pensado en dar el salto al cine?

Aitor Gabilondo. Sí, porque además tengo la intuición de que el cine más independiente, de autor, va a volver a interesar. Las series tienen un patrón similar y todo cansa, y la gente joven con inquietudes buscará en otros sitios narrativas que les estimulen más. Yo siempre digo que para haber underground antes tiene que haber ground, y ahora hay una industria que antes no existía. Filmin prueba que una plataforma gourmet puede convivir con otras más poderosas.

Mujerhoy. Usted creció en San Sebastián, en la época en que transcurre Patria. ¿Cómo fue volver a esos años?

Aitor Gabilondo. Ha sido un viaje catártico que me ha ayudado a hacerme preguntas sobre mí mismo y sobre esa realidad en la que crecí y en la que era difícil encontrar una identidad, tomar conciencia de lo ocurría o tener una posición. Muchos como yo acabamos hartos y optamos por nuestro propio camino, nuestra propia libertad. Patria suponía volver a esos años, identificarme con algunos personajes y replantearme decisiones que tomé. Ha sido un viaje duro.

Mujerhoy. ¿Pero ha merecido la pena?

Aitor Gabilondo. Sí. Por lo profesional y por la vuelta a mis raíces. Aunque ahora tengo más preguntas que antes; muchos prejuicios y dudas no sabía que tenía hasta que he rodado la serie. He vuelto a cuestionarme muchas cosas, sobre todo de mí mismo.

Mujerhoy. ¿Volcarse en la escritura es una forma de huir?

Aitor Gabilondo. Yo me siento como Gorka, el personaje de Patria que apuesta por él como individuo, por crecer como persona, en su caso defendiendo su identidad sexual. Yo no me comprometí en ningún sentido; pensé en mí y me marché. Al revivir todo eso, inevitablemente, te preguntas por qué no te quedaste, por qué no hablaste o por qué apoyabas cosas que ahora no apoyas.

Mujerhoy. Ser un showrunner suena muy bien, pero imagino que es como llevar un circo de tres pistas.

Aitor Gabilondo. Sí porque eres el que lidera el proyecto desde la idea inicial hasta el final. Yo suelo escribir la historia –aunque en Besos al aire lo ha hecho Darío Madrona–, es con lo que más disfruto y con lo que me siento más seguro. Estás solo tú en el origen de todo; tienes la sangre muy caliente y mucha ilusión. Después debes coger a ese niño y pasearlo por lo que yo llamo el túnel del terror: hablar con ejecutivos de televisión, elegir a los directores, actores, la música… Tienes muchas ilusiones que no siempre se cumplen, es un viaje largo y árido y te puedes ir enfriando, pero me gusta porque ves cómo crece el proyecto y se va nutriendo de las ideas de otros.

Mujerhoy. ¿Qué pasa cuando esos esfuerzos no dan buen resultado?

Aitor Gabilondo. Te duele, pero lo asumes con deportividad porque hay mil razones que dan al traste con un proyecto: tomas decisiones erróneas, no conectas con el público… Es un juego de riesgo.

Mujerhoy. Los guionistas se quejaban de ser los parias de la televisión. Ahora, con el boom de las series, son los reyes del mambo.

Aitor Gabilondo. ¡Cuidado con lo que deseas! El contenido ocupa el primer puesto de las necesidades de los directivos de las plataformas y se busca lo diferente, voces propias que se distingan de lo demás. Porque hay tal avalancha de proyectos que el peligro es que tu proyecto pase sin pena ni gloria o que a las dos semanas quede sepultado bajo 25 series nuevas.

Mujerhoy. ¿Cómo lleva pasar de un segundo plano a que le reconozcan?

Aitor Gabilondo. Se me hace raro; estaba más acostumbrado al desprecio que al halago. Que se refirieran a ti como “ese que hace tele” te insuflaba una rabia que te ayudaba a continuar o a superarte. Cuando te halagan tanto te despistan un poco. Pero no hay que creérselo mucho. Por suerte, me ha pillado mayor.

Mujerhoy. “Sin la carnicería familiar, no habría llegado a la ficción”. Explíquese, por favor.

Aitor Gabilondo. He crecido inmerso en la tradición de contar cosas. En los mercados todo el mundo habla, y en un sitio pequeño como San Sebastián, más. Cuando iba a abrir, mi padre decía: “Venga, que entra el público”, como si fuera un teatro. A mí el teatro de la vida me ha formado mucho.

Mujerhoy. Comenzó en series como El comisario o Periodistas, ligadas a los recuerdos de muchos.

Aitor Gabilondo. Y me hace mucha ilusión, pero también pienso que soy muy viejo y me da mucha rabia porque ya sabes cómo es esto: eres el joven, hasta que un día es al revés y no sabes qué ha pasado. A Periodistas y El comisario les tengo muchísimo cariño porque es donde me formé y donde aprendí con escritores de verdad.

Mujerhoy. ¿Estamos en una burbuja que acabará estallando?

Aitor Gabilondo. Es una oferta excesiva, imposible. Y la competencia es brutal, pero no entre las plataformas, sino por conseguir el tiempo de la gente. Creo que hay más formas de disfrutar del ocio además de las series y supongo que se acabará equilibrando.

Mujerhoy. ¿Qué series ve en su casa?

Aitor Gabilondo. No suelo ver series, porque lo asocio a mi trabajo y no tengo mucho tiempo. Me gusta leer y prefiero los programas informativos y culturales. Yo soy de los que ven La 2.

Mujerhoy. ¿Vendería su alma al diablo por haber creado alguna serie?

Aitor Gabilondo. No soy mitómano pero si tuviera que elegir, Los Soprano.

Fuente: Leer Artículo Completo