Vuelve Lupin, la serie francesa más vista de Netflix que mezcla aventuras, secuestros, ladrones y venganzas

Vuelve Lupin, la serie francesa más vista de Netflix que mezcla aventuras, secuestros, ladrones y venganzas

Después de alucinar con el estreno de Paraíso el pasado 4 de junio y de quedarnos con la boca abierta con el de Lokiel pasado miércoles, junio todavía nos tenía preparadas más sorpresas. Y una de esas sorpresas llega hoy con el estreno de la segunda temporada de Lupin. El 8 de enero veía la luz la primera temporada de Lupin, una suerte de Robin Hood moderno. Un ladrón que no robaba para enriquecerse, sino para vengar la muerte de su padre. Un hombre obsesionado con la vida y andanzas de Arsène Lupin, el mítico ladrón francés creado por la pluma de Maurice Leblanc que se convirtió en un maestro del disfraz para llevar a cabo sus hurtos.

Quizá una de las razones por las que esta serie ha tenido tantísimo éxito, además de por su trama, por supuesto, es por la presencia de Omar Sy como protagonista. Omar no era un completo desconocido en Francia cuando protagonizó Intocable junto a François Cluzet, pero este papel fue el que le llevó al estrellato en todo el mundo. En esta película interpretaba a un joven delincuente de los suburbios franceses que consigue trabajar como cuidador a domicilio de un millonario tetrapléjico aristócrata, Philippe. Es difícil lograr el punto medio entre el drama y la comedia, pero esta película lo consigue, lo que la hizo convertirse en una de las más taquilleras y a Omar colocarse entre las personalidades más queridas de Francia.

Ahora que se estrena la segunda temporada de Lupin, vamos a ponernos en situación. Omar Sy interpreta a Assane Diop, hijo de un inmigrante senegalés que pasó su infancia tocando la riqueza con la punta de los dedos, pero sin llegar a alcanzarla. El padre de Diop era el chófer de la familia Pellegrini y él se crió en su mansión entre libros, sobre todo los escritos por Maurice Leblanc, que narraban las aventuras de Arsène Lupin, el ladrón de guante blanco que perpetraba sus hurtos gracias a su habilidad para los disfraces. Pero estos años felices de la infancia se truncan violentamente cuando su padre es acusado de un robo de un collar valiosísimo, robo que no ha cometido y por el que es enviado a prisión. El robo, en realidad, fue una estrategia urdida por Hubert Pellegrini (Hervé Pierre), para salvar a su familia de la ruina y desemboca en el suicidio del padre de Assane en prisión.

Años después, Assane Diop ya es adulto y tiene un hijo, Raoul, y una exmujer, Claire, con la que tiene una relación cercana pero cargada de reproches. Su vida no es tan estable como ella desearía y su papel de padre muchas veces queda relegado a un segundo plano. Y todo se precipita cuando el collar supuestamente robado reaparece en una exposición en el Louvre y Diop, gracias a todo lo aprendido leyendo los libros de Leblanc, consigue robarlo y acercarse de nuevo a la familia Pellegrini. A lo largo de los cinco capítulos que conforman la primera temporada, irá descubriendo que la historia que le contaron sobre la culpabilidad de su padre y su suicidio en la cárcel no fue tal y, a medida que se va acercando a la verdad, ésta se irá tornando más peligrosa por la incesante persecución policial y por la influencia social y política de Hubert Pellegrini.

¿Y cómo termina esta primera temporada? De la forma más dramática posible. Ni su hijo ni su exmujer saben nada de su doble vida como ladrón de guante blanco y, durante un viaje a la localidad costera de Le Havre, un sicario de Pellegrini secuestra al chico en la playa. A partir de este momento, Lupin no sólo perseguirá vengarse por la muerte de su padre, sino también recuperar a su hijo.

Esta nueva temporada, que podría considerarse como la segunda parte de la primera, veremos a Sy intentando reunir a su propia familia y, muy probablemente emulando a Lupin para conseguirlo. Ya nos estamos preparando para un maratón seriéfilo de fin de semana.

Fuente: Leer Artículo Completo