'West Side Story': el remake que promete ser un éxito

'West Side Story': el remake que promete ser un éxito

Que levante la mano quien, contemplando una película musical, no ha deseado levantarse de la butaca y echar a cantar y bailar… Se equivocan quienes pensaban que el género era cosa del pasado porque, con el paso de los años, a aquellas tramas del Hollywood dorado –en muchos casos superficiales, pero glamurosas– les sucedieron otras que se iban adaptando a los nuevos tiempos.

Sin duda, fue La ciudad de las estrellas (La La Land) la que recuperó el género con un taquillazo que ha impulsado a grandes cineastas a seguir por el camino de pentagramas y corcheas. Uno de ellos es Steven Spielberg, que se ha atrevido a dirigir el primer musical de su brillante carrera, eligiendo el remake de West Side Story para su debut.

Dirigido en 1961 por Robert Wise y Jerome Robbins, con música de Leonard Bernstein y letras de Stephen Sondheim, la película se inspiraba en la historia de Romeo y Julieta, en este caso desde la perspectiva social de dos bandas juveniles rivales. Habrá que esperar aún algunos meses para ver si Ansel Elgort y Rachel Zegler, los sucesores de Richard Beymer y Natalie Wood (pareja protagonista en el film original), nos despiertan las ganas de cantar aquello de “I like to be in America, ok by me in America, everything free in America, for a small fee in America…”.

Ellos también cantaron

No hay tarde lluviosa que no arregle disfrutar de un buen musical en casa. Si optamos por un título del Hollywood clásico, nada mejor que Sombrero de copa, El mago de Oz, Cantando bajo la lluvia o Un americano en París, con los polivalentes Fred Astaire, Ginger Rogers, Gene Kelly, Judy Garland, Cyd Charisse o Debbie Reynolds en sus repartos. Entre los grandes éxitos de los 70, apostamos por films de Bob Fosse, como Cabaret y All That Jazz. O el pacifismo de Hair, dirigida por Milos Forman. ¿Deseamos algo más canalla? La decisión pasa por Granujas a todo ritmo, de John Landis. Y para los cinéfilos recalcitrantes, el sesudo Lars von Trier, que decidió convertir en actriz a Björk en Bailar en la oscuridad.






Fuente: Leer Artículo Completo