Yoga en la cocina: descubre las recetas detox que los gurús del yoga aprueban para recuperar la energía

Yoga en la cocina: descubre las recetas detox que los gurús del yoga aprueban para recuperar la energía

Que el yoga ha llegado a nuestras vidas para quedarse en un hecho. Ya tenemos opciones para todos los gustos: desde yoga para gente con prisa, a yoga para runners e, incluso, yoga para relajar los músculos de la cara. Pero queda un paso más en el universo yogui y a lo mejor es la opción que necesitas para empezar 2021 libre de excesos y dolores de cabeza: llevar la esencia del yoga hasta nuestra cocina. La naturópata Kimberly Parsons se ha propuesto que incluyamos en nuestros menús un plan de recetas detox y vegetarianas destinadas a equilibrar los chakras y hacer que mente y cuerpo ganen en fuerza y energía vital. Si quieres conocer todo el plan de recetas de Kimberly Parsons lo puedes encontrar en su último libro, Yoga Kitchen (editorial cinco tintas) del que te ofrecemos una muestra. ¿Preparada para una cura de yoga détox?

Yoga en la cocina: receta para equilibrar el primer chakra (muladhara)

El chakra raíz se encuentra localizado al final de tu columna vertebral y mimarlo es una de las tareas más importantes que deberías imponerte en 2021. De ello depende que te sientas llena de confianza, en calma y centrada. Si quieres darle una ayuda que no falten en tu dieta alimentos ricos en fibra, vitamina D y calcio.

En su libro Kimberly Parsons nos ofrece una receta que nos puede ayudar a restaurar la energía de este primer chakra por las mañanas con un batido de coco, frambuesas e hibisco. Para hacerlo necesitas 2 bolsitas de té de hibisco, 400 ml de leche de coco entera, 125 g de frambuesas (pueden ser congeladas), un plátano maduro y una cucharadita de lúcuma en polvo. Para hacer el batido solo tienes que infusionar el hibisco, esperar a que se enfríe y después triturar todos los ingredientes juntos en la batidora.

Yoga en la cocina: receta para equilibrar el chakra del sacro (Swadhisthana)

Saber si este chakra, localizado cuatro dedos por debajo de nuestro ombligo, está desequilibrado es sencillo: cuando el chakra del sacro falla, la vida se nos hace monótona, aburrida y bastante cuesta arriba. Si quieres recuperar la vitalidad perdida no olvides incluir en tu cesta de la compra alimentos con propiedades probióticas (como el kimchi o el yogur natural), los ricos en antioxidantes (si piensas en cuáles escoge los vegetakes de color naranja) y si eres de las que aprendió a hacer pan durante la cuarentena, enhorabuena, el pan de masa madre le encanta al chakra del sacro… además de la receta que te damos a continuación.

Para hacer korma de calabaza y lentejas necesitas 500 g de calabaza, 100 g de pasta de curry korma, 400 ml de leche de coco entera, 200 g de lentejas cocidas, 200 g de garbanzos cocidos, 75 g de kale, el zumo de una lima, sal, menta y cilantro.

Cocina la calabaza cortada en cubitos en un cazo junto a la pasta de curry y la leche de coco durante 20 minutos a fuego lento. Pasado ese tiempo añade las legumbres y deja que cueza todo junto hasta que la calabaza esté bien tierna. Entonces, apaga el fuego, añade el kale troceado, el zumo de lima, salpimienta y, antes de servir, añade menta y cilantro picados al gusto.

Yoga en la cocina: receta para equilibrar el chakra del corazón

Si tus defensas están bajo mínimos, sales de un resfriado para cogerte el siguiente o estas navidades tus emociones están más desequilibradas que nunca, tu chakra del corazón necesita que lo alimentes. Curiosamente al chakra más rojo le viene bien los alimentos más verdes, como las verduras de hoja, el té verde, la spirulina, las judías verdes, los guisantes o el aguacate.

Si quieres darle sustento prueba con esta sopa rápida de guisantes y menta: para hacerla solo necesitas 400 g de guisantes congelados, 400 de judías blancas cocidas, una pastilla de caldo vegetal y 10 g de hojas de menta. Tritura todos los ingredientes junto a 500 ml de agua hirviendo en el vaso de la batidora, salpimienta, calienta a fuego lento en un cazo y, ¡a disfrutar!

Fuente: Leer Artículo Completo