Carla Bruni y Naomi Campbell desfilan para celebrar los 10 años de Olivier Rousteing al frente de Balmain

Carla Bruni y Naomi Campbell desfilan para celebrar los 10 años de Olivier Rousteing al frente de Balmain

Hace diez años que Olivier Rousteing llegó a Balmain como director creativo. Un reto personal y profesional que el diseñador afrontó con tan solo 25 años y en donde la evolución ha sido más que patente. Ante una fecha tan señalada Rousteing ha querido aprovechar su desfile de primavera 2021 para hacer un repaso por esta trayectoria reeditando algunos de sus diseños favoritos, “definitivamente me habría reído si alguien me hubiera dicho que algún día mostraría esto como parte de una retrospectiva, pero en este momento puedo ver que han sido hitos de un viaje que me han traído a donde estoy hoy, en 2021”, explica el propio Rousteing en una carta muy personal escrita con motivo de esta colección. Este desfile también supone la vuelta a los desfiles convencionales, con público, tal y como los conocíamos antes de la pandemia, “así que en muchas maneras veo este momento como una fecha clave, nos estamos reencontrando, diciendo adiós a un capítulo pasado y avanzando hacia una nueva era. Y esta nueva era trata sobre la libertad”.

Naomi Campbell, Mila Jovovich y Carla Bruni han sido algunas de las modelos de excepción responsables de lucir estos diseños-homenaje, los favoritos del diseñador. Americanas y vestidos, largos y cortos, de hombreras poderosas y cuajados de pedrería. Todos ellos formaron parte de ese nuevo concepto de la Balmain Army que creó Olivier Rousteing para definir a la mujer fuerte, poderosa y capaz de enfrentarse a cualquier reto que lleva los diseños de la casa.


Además de estos icónicos vestidos, la colección la completa otra serie de diseños con referencias también muy personales con el diseñador. Son prendas inspiradas en un momento delicado para Rousteing: “Hace un año tuve un doloroso accidente en el que sufrí quemaduras. Las habitaciones de hospital, vendas y envolturas de gasa se convirtieron en una parte muy importante de mi vida, así que cuando empecé a diseñar, me encontré a mí mismo trasladando todos esos meses de médicos y fisioterapia a mis diseños”. Esta capacidad de sanación junto con el savoir faire de los artesanos de Balmain y de los talleres de Lesage, dan como resultados todos estos diseños que parecen construidos a base de vendas, transofrmadas en sofisticados tejidos dorados que parecen una segunda piel, transparencias y vestidos de mil pliegues.



Los tonos naturales como el negro, el color nude o el blanco, salpicado por tonos metalizados como el dorado o el plata, algún toque de rojo y las rayas y lunares como único estampado, componen una colección que denota la madurez creativa y la definición de un estilo alcanzados en estos 10 años al frente de Balmain.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo