El look de invitada más bonito y favorecedor para una boda de primavera es este conjunto de lunares de Uterqüe que rejuvenece y sienta igual de bien a los 30, a los 40 y a los 50

El look de invitada más bonito y favorecedor para una boda de primavera es este conjunto de lunares de Uterqüe que rejuvenece y sienta igual de bien a los 30, a los 40 y a los 50

Más allá de las nuevas colecciones llenas de color, las flores y los cuadros vichy que arrasan esta primavera, hay un estampado que vuelve temporada tras temporada con fuerza: los lunares. Grandes, pequeños, en detalles, en ‘total looks’, en vestidos, faldas, blusas… Con su favorecedor aire de feria, los lunares aportan alegría a cualquier estilismo y siempre son una opción perfecta para nuestros looks de invitada de boda. ¿La última prueba? Un dos piezas de Uterqüe que pasa directo a nuestra lista de favoritos porque es perfecto para cualquier edad no solo porque sienta de maravilla a cualquier edad, sino porque también rejuvenece.

Con una marcada inspiración retro (de hecho, no sabemos por qué no podemos dejar de imaginarnos a Lady Di con él en una foto de archivo), el conjunto estrella de la nueva colección de Uterqüe, está formado por una blusa ‘cropped’ cruzada con detalle de lazo, escote en uve y mangas con volumen (69 euros), y una falda ‘wrap’ tipo pareo con detalle de volante lateral y botones joya (79 euros). En lino azul bebé y con estampado de lunares en blanco, la silueta de ambas prendas estiliza la figura y sienta de maravilla porque realza el pecho, marca la cintura, disimula caderas y tripita y, con su abertura delantera, hace las piernas más largas.

Agotado en casi todas las tallas y con lista de espera, este conjunto de Uterqüe (que se vende por separado y admite un montón de combinaciones, desde vaqueros a sencillas camisetas blancas de algodón) nos parece una de las ideas más bonitas que hemos visto esta temporada para looks de invitada de primavera. Para una boda de día, quedará sensacional con una gran pamela, un sombrero tipo ‘pillbox’ o un tocado de estilo retro con redecilla, además de admitir desde tonos neutros que no resten protagonismo al conjunto, a colores como el amarillo, el azulón o el fucsia para hacer contraste. Además, es ideal para ir a una comunión o un bautizo con complementos más sencillos como unas sandalias minimalistas en blanco y un bolso de cadena.

Fuente: Leer Artículo Completo