Jorge Vázquez: Me encantaría vestir a Carolina de Mónaco, fue la primera ‘influencer’ de este planeta

Jorge Vázquez: Me encantaría vestir a Carolina de Mónaco, fue la primera ‘influencer’ de este planeta

Madrid, primera hora de la mañana. El salón Palm Court del Hotel Ritzacoge la mayor densidad densidad de aristócratas y socialites de España: la coleccionista de arte y filántropa Anna Gamazo de Hohenlohe-Langenburg, esposa del financiero Juan Abelló; Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro; Margarita de Vargas, duquesa de Anjou; Mar Flores, Cari Lapique y su hija, Carla Goyanes, o la princesa de Hannover, la mujer que cambió la vida del protagonista de este artículo. “El diseño que marcó un antes y un después en mi carrera fue el vestido de novia de Sassa de Osma. "Un traje del que se sigue hablando hoy en día, y que nos dio muchas alegrías”, reconoce Jorge Vázquez (Betanzos, 1972),el responsable de que Sassa y las demás estén sentadas ante una ración de sándwiches variados y una bandeja de macarons, esperando que empiece el desfile con el que el diseñador celebra el vigésimo aniversario de su carrera.


Vázquez ha concebido el pase "como una fiesta. En la colección Hay trajes y siluetas que recuerdan mi trayectoria, como vestidos de plumas, bordados en cristal, mis estampaciones más características, como los estampados florales o los motivos que llevan mis iniciales o mi nombre, y un cierto espíritu años 20 en siluetas muy fluidas y muy lánguidas. He creado looks muy juveniles, porque precisamente esa es una de mis intenciones; rejuvenecer mi marca”, explica el modista, autor por cierto de algunos de los vestidos más mediáticos de los últimos tiempos. De novia –el ya citado de Sassa de Osma–, o, más recientemente, el de madrina Miriam Lapique Miriam Lapique. “La madrina perfecta existe", sentencia Vázquez. "Es la que va muy elegante y acorde a su edad. Elegancia no es sinónimo de hacerte mayor, ni de echarte años. Hay madrinas jóvenes que pueden estar estupendas”, advierte el diseñador, que también tiene un mensaje para las novias que, como hizo en su día Tita Astolfi -otra de las invitadas al desfile- decidan acudir a su taller en Madrid. “Les digo que no se disfracen, que sean ellas mismas y que huyan de las modas. El vestido tiene que perdurar en el tiempo, y si siguen las tendencias quedará desfasado enseguida. Y las fotos estarán ahí para recordárselo", avisa. "Hay ejemplos como el de Grace Kelly, el de Carolina de Mónaco en su primera boda con Philippe Junot, o el Balenciaga de Carmen Martínez Bordiú que nos enseñan que, cuanto más elegante y atemporal sea un traje de novia, mejor”.

Hablando de Carolina de Mónaco: preguntado por la mujer a quien le gustaría vestir, el también director creativo de Pertegaz no lo duda. “Carolina fue la primera influencer de este planeta. Todos estábamos pendientes de lo que se ponía. Y seguimos estándolo", dice. Si tenemos en cuenta que que Sassa de Osma está casada con Christian de Hannover, uno de los hijos del príncipe Ernesto de Hannover, el todavía marido de la princesa… Ya guarda menos de siete grados de separación con ella.


Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo