Las merceditas con punta y otros zapatos planos de Carolina Herrera que nos han enamorado (además de los vestidos con volantes, lunares, flores…)

Las merceditas con punta y otros zapatos planos de Carolina Herrera que nos han enamorado (además de los vestidos con volantes, lunares, flores…)

“Cuando empecé a pensar en esta colección y a dibujar los primeros bocetos me dejé llevar por la emoción. Entre el confinamiento y la reapertura gradual de nuestro taller, cada vez que iba a Nueva York, llegaba al Fashion District de la ciudad y entraba a las oficinas a trabajar con el equipo, me enamoraba de la moda de nuevo”. Así cuenta Wes Gordon cómo ha sido el proceso creativo de la colección primavera-verano de Carolina Herrera para el año que viene. A él, como a muchos otros creadores, la pandemia le ha afectado en cierto modo su manera de ver el mundo y lo que antes formaba parte de su rutina, ahora cobra un nuevo sentido. Por eso, esta nueva colección presentada ayer sin desfile en el Williamsburgh Savings Bank, un imponente edificio en Brooklyn de 1851, es más Carolina Herrera que nunca. Una auténtica celebración de todos los códigos de la casa.

Encontramos todos sus elementos llevados a la máxima expresión: los vestidos de lunares, las flores, las camisas blancas más protagonistas que nunca, los cinturones de hebilla cuadrada en proporciones épicas, los volúmenes y los colores más extremos.

Sin embargo, a pesar de esta intención buscada de exagerar todo lo que significa Carolina Herrera, no da como resultado una colección recargada. Todo lo contrario. Se acerca un poco más al estilo joven e informal y lo hace, en parte, gracias a los zapatos: los tacones prácticamente desaparecen, dejando paso a zapatos de cordones estilo masculino y mary-janes a ras de suelo.




Los vestidos de noche siguen siendo sobresalientes sin dejar de lado la sencillez de sus formas: son largos y con vuelo en mangas y falda, o perfectamente entallados con un detalle original en el escote o delicadas transparencias. También encontramos minifaldas y minivestidos para cualquier hora del día con la elegancia como etiqueta imprescindible.




El negro, el rosa y el blanco son los colores predominantes de esta colección cuya intención es la de transmitir optimismo y celebrar la belleza. “Creemos que el antídoto a la oscuridad es la luz”, afirma Wes Gordon y “creemos que la moda es magia”, sentencia. Una magia más que necesaria en los tiempos que corren.

Fuente: Leer Artículo Completo