Marc Bohan, el diseñador que ha vuelto a convertir a Carolina de Mónaco en la musa de la Semana de la Moda de París… Y que también vestía a Estefanía

Marc Bohan, el diseñador que ha vuelto a convertir a Carolina de Mónaco en la musa de la Semana de la Moda de París… Y que también vestía a Estefanía

“Cambia completamente la moda, al igual que hizo el New Look hizo en 1947". Así saludó la prensa especializada en 1961 la colección Slim Look de Christian Dior. Su autor, Marc Bohan, el diseñador que acababa de sustituir a Yves Saint Laurent al frente de la legendaria casa francesa en la que permanecería durante los siguientes 30 años, convirtiéndose entre otras cosas en el favorito de las Grimaldi. Primero, de la princesa Gracia de Mónaco, tal y como atestiguan declaraciones de ambos en los que se tratan con cariño y familiaridad. "Ella fue emblemática de mi estilo, un estilo que llamaba la atención pero que nunca era agresivo”, declaró él en su día. Y después, de Carolina, hasta el punto de que, cuentan, la princesa dejó de vestirse en Dior cuando el modista fue reemplazado por el italiano Gianfranco Ferré.

Pues bien, la figura de Marc Bohan acaba de ser objeto de una nueva -y necesaria- reivindicación a través de la última colección de prêt-à-porter de la maison, que acaba de presentarse en París, y en la que la actual directora artística de Dior Maria Grazia Chiuri recupera en el legado de Bohan en una propuesta llena de color y de siluetas de los años 60. Pero vayamos a lo importante: ¿quién a grandes rasgos fue Marc Bohan, y por qué se ganó el favor de Carolina, la princesa más elegante y admirada del mundo?


Nacido en París en 1926, Bohan acabó dedicándose a la costura incentivado por su madre, que era sombrerera. Después de finalizar sus estudios y tras su paso por las casas de moda de Robert Piguet, Edward Molyneux -uno de los diseñadores preferidos de la duquesa de Windsor o Jean Patou, fue el elegido para sustituir a Saint Laurent, que acababa de ser llamado a filas, al frente de Dior, cuyo fundador había fallecido de forma repentina cuatro años antes.

Fue gracias a su trabajo en la maison de Avenue Montaigne que Bohan entró en contacto con una de las mejores y más célebres clientas: Gracia de Mónaco. De la estrecha relación entre Bohan y la princesa, que mantuvieron una gran amistad, dio buena cuenta una exposiciónque acogió en 2019 el Museo Christian Dior de Granville. "Como personas, eran muy similares. Se educaron en las mejores escuelas y provenían de una buena familia. Él entendía perfectamente lo que Grace necesitaba. Y aunque también lucía Balenciaga, Madame Grès o Chanel, Dior fue la principal firma que la vistió. Ella adoraba la marca, porque en la maison comprendían lo que deseaba", nos contó entonces Florence Müller, comisaria de la muestra. Bohan, que diseñó por ejemplo su vestido de compromiso -un palabra de honor blanco con adornos florales-. Con el tiempo, acabaría vistiendo de novia a la hija mayor de Gracia: Carolina.


Carolina contrajo matrimonio por primera vez -con el playboy Philippe Junot vestida por él con un modelo de organza y estilo bohemio sobre el que se ha escrito largo y tendido; y, en los años siguientes, ya casada con el empresario italiano Stefano Casiraghi, Bohan firmó algunos de sus looks más impresionantes, con los que empezó a convertirse en presencia habitual en las listas de elegantes.

Pero Bohan no consiguió solo hacerse con el favor de la mayor de las tres hijas de Raniero. Por aquel entonces, Estefanía también vestía de Dior de forma habitual, como demuestran estas imágenes de una fiesta que ambos, couturier y princesa, ofrecieron en París para amigos como Marisa Berenson y Karl Lagerfeld. Sería en este último, por cierto, en quien confiaría Carolina cuando Dior decidió prescindir de Marc Bohan. A Estefanía en cambio no se le conoce desde entonces modista de cabecera. La princesa rebelde encontró en este hombre discreto y afable, que enviudó de su primera muje, Dominique Gaborit, en 1962, después de 12 años de matrimonio, y que fue padre de una hija, Marie-Anne, con su segunda esposa, Huguette Rinjonneau, con quien vivió hasta su muerte a los 95 años de edad en una casa de campo del siglo XVIII en la Borgoña. Y cuyos diseños para Dior gozan de una nueva vida gracias a una colección que, no tenemos la certeza pero tampoco la duda, veremos pronto lucir a las nuevas generaciones de musas de Dior del Principado.


Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo