Martin Margiela regresa con su faceta más artística tras 12 años

Martin Margiela regresa con su faceta más artística tras 12 años

Tras 12 años sin realizar ninguna aparición pública, la leyenda de la moda Martin Margiela regresa como artista tras alejarse en 2009 de la moda y las pasarelas. La vuelta del legendario diseñador belga como artista podrá disfrutarse a partir del próximo 15 de abril en la Galería Lafayette de París, donde los fans de Margiela podrán descubrir una colección de piezas de arte desconocidas hasta ahora.

Esculturas, fotografías e instalaciones inéditas del maestro serán expuestas en París, en un retorno muy esperado por los seguidores de su particular estética. “Esta exposición celebra la idea de que Martin Margiela siempre ha sido un artista, cuyo trabajo se ha desarrollado desde, dentro y fuera del mundo del arte”, ha comentado la galería en un comunicado. “A contrapelo, cultivó la obsesión por las personas discretas, los objetos abandonados y los lugares y eventos olvidados, otorgándoles una nueva dignidad”, añaden.

El creador ya anticipó el rechazo que ahora muchos diseñadores están experimentando al tener que dar vida a un excesivo número de colecciones al año. Con 41 desfiles a su espalda, dejó todo un legado y auténticas obras de arte en una industria que se quedaba un poco huérfana tras su partida.

La mayoría de las piezas expuestas han sido creadas en los talleres de la agencia OMA del arquitecto holandés Rem Koolhaas, y parte de la escenografía de la exhibición también ha sido creada por Margiela.

Un proyecto que se inspira en el paso del tiempo, la desaparición, el azar, el misterio, el aura y que lleva a su máxima expresión la obsesión de Margiela por la transformación y la reconstrucción. Con una visión de la moda posmoderna que rompía esquemas, y una gran admiración por la técnica upcycling, Margiela optó por dejar visibles los hilos y forros de sus prendas, para que la labor del artesano y el atelier tuvieran protagonismo.

Margiela es todo un icono y un enigma, ya que se negó a ser fotografiado y prohibió utilizar su imagen como herramienta de marketing, incluso excluyendo las clásicas apariciones en pasarela tras el desfile y escuchando los aplausos y felicitaciones desde el backstage.

Una invisibilidad que se refleja en la fachada pintada de blanco de su tienda insignia en Bruselas o en las etiquetas blancas sin texto cosidas en su ropa.

Un regreso que tiene lugar un año después del documental sobre su vida Martin Margiela: In his own words, dirigido por Reiner Holzemer, que causó un gran revuelo en el mundo de la moda al dar a conocer algunos datos desconocidos hasta ahora por esta figura misteriosa de la industria.




Fuente: Leer Artículo Completo