Plumíferos con cinturón: el mejor truco de estilo del invierno

Plumíferos con cinturón: el mejor truco de estilo del invierno

A estas alturas ya no es ninguna sorpresa admitir que el plumífero se ha convertido, de forma algo inesperada, en el abrigo más buscado del año. Las versiones de abrigos de plumas que han copado las redes sociales han sido de lo más diversas, desde versiones cropped, hasta atrevidos estampados bandana, pasando por los que llegan hasta los pies e incluso opciones que reformulan esta prenda de carácter casual en clave elegante. Ahora, con la tendencia más que afianzada y después de haber llenado desde pasarelas hasta los muros de Instagram de las fashionistas, el plumífero se reformula y aterriza más favorecedor que nunca.

¿Cómo? Ajustando la cintura. El mejor ejemplo de que los plumíferos con cinturón ya están marcando tendencia lo encontramos en Prada y es que el plumífero de re nylon con cinturón de la firma italiana se encuentra totalmente agotado desde hace semanas. El motivo no es más que el éxito que ha cosechado entre las expertas de estilo internacionales, convirtiéndose en absolutamente viral.


https://www.instagram.com/p/CKoih3VhvDS

A post shared by Alexandra Pereira (@alexandrapereira)

https://www.instagram.com/p/CI8bVOdJRL4

A post shared by Leonie Hanne (@leoniehanne)

Más allá del deseado abrigo de plumas de la firma italiana, existen numerosas opciones de plumíferos con cinturón incorporado y algo aún mejor: la posibilidad de incorporarlo a los que no cuentan con él.

Numerosas insiders han apostando por añadir este complemento por encima de los abrigos de plumas más abultados, logrando así definir la cintura, haciendo que resulten más favorecedores y, además, poniendo un toque diferente. En este caso, lo mejor es optar por los cinturones más anchos del guardarropa.






Asimismo, como alternativa al cinturón también se puede superponer una riñonera, tal y como hace Emili Sindlev.

https://www.instagram.com/p/CKlIE0bBjt2

A post shared by Emili Sindlev (@emilisindlev)

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!

¡Lo quiero!




Fuente: Leer Artículo Completo