Quién dijo que el chándal rosa no tenía estilo: dos trucos de estilismo para quitarse años y estilizar la figura con joggers y sudadera básicos

Quién dijo que el chándal rosa no tenía estilo: dos trucos de estilismo para quitarse años y estilizar la figura con joggers y sudadera básicos

Ya no hace falta decir que podemos llevar el chándal a cualquier sitio, probablemente una de las escasas disrupciones de la pandemia que han tenido un impacto positivo en nuestras vidas. La comodidad entra como factor a tener muy en cuenta, muchas veces incluso más que la propia estética de la prenda. De hecho, el furor por las prendas básicas, sin adornos y tejidos especialmente expresivos, no deja de crecer. Parece que preferimo jugar con el color que con las texturas, y en esa liga juega el look que nos ocupa: el chándalrosa, una debilidad para casi todas. Pasamos de los joggers y sudadera crema a este tono rosa pálido (o pálidamente chicle) que es una tentación. Eso sí: hay que saber llevarlo.

El primer mandamiento para que un chándal, por ejemplo un chándal rosa, funcione más allá de la intimidad del hogar es no caer en la tentación de una sudadera demasiado grande y larga. Mejor un diseño cropped o corto a la cintura, que nos permita hacer el pequeño gesto de sujetarla con la goma del pantalón. Queda maravillosamente y alarga la pierna considerablemente. Zara tiene un conjunto de joggers (19,95 euros) y cisne (12,95 euros) perfecto para apreciar este efecto estilizador: el tejido súper suave y el bajo del pantalón terminado en puño son sus fuertes.

Si buscas una opción de chándal más tradicional, enun tejido más grueso de algodón que puedas llevar desde ya, la nueva colección de H&M propone un conjunto de sudadera y joggers en un tono de rosa maravilloso. La sudadera oversize lleva cuello redondo, hombrso caídos y el largo justo (34,99 euros). El pantalón tiene talle alto, bolsillos al bies y perneras pitillo (34,99 euros). Es el chándal perfecto para poner en práctica el segundo truco de nuestra influencer VIP: atreverse a llevar los joggers con sandalias de tacón. Extremo, pero potentísimo.

Fuente: Leer Artículo Completo