Rania de Jordania hace gala de su elegancia con vestido vegano de Stella McCartney y pañuelo de Bottega Veneta

Rania de Jordania hace gala de su elegancia con vestido vegano de Stella McCartney y pañuelo de Bottega Veneta

“Disfrutando del sol antes de la nieve”, ha comentado Rania de Jordania en su Instagram, sin olvidarse de añadir el hashtag en el que se reafirma en el amor a su país, #LoveJO. Es ese amor el que le ha hecho reivindicar la igualdad en el reparto de vacunas en la Cumbre Económica Mundial de Warwick, el pasado 6 de febrero. En una situación mucho más distendida, pero con un estilismo igual de sobresaliente que el que lució para su entrevista con la CNN con motivo de la cumbre. Entonces, llevó un vestido camisero azul marino firmado por Liya; este martes, dos prendas que no se nos habría ocurrido combinar así, pero con un resultado de diez.

No sabemos si tiene más protagonismo el pañuelo de cashmere de Bottega Venetta en color neutro con estampado de mariposas, o el vestido de Stella McCartney con bajo asimétrico y ribetes en piel vegana. La última, en el mismo color que la de su anterior aparición pública, confirma que Rania sabe que el azul marino le sienta bien, y le saca el máximo partido. La prenda de estilo caftán lleva un cinturón con los mismos colores para entallar la figura y casi deja los hombros al descubierto, razón por la que puede que Rania haya decido combinarla con un pañuelo.

La imagen ha sido tomada en el patio del palacio de Raghdan, en Amán, junto al príncipe Al Hussein -el heredero al trono del país- y Abdalá II de Jordania, su marido. Lo ha hecho con unos salones de Dior a juego con el camel de los ribetes del vestido y tampoco se ha olvidado de llevar su querido Apple Watch, accesorio que utiliza a menudo, y su móvil en la mano. El pelo lo llevaba suelto, peinado con suaves ondas y con la raya al lado, acentuando el degradado de colores pardo-rojidos del mismo.

La imagen ha sido publicada horas después de conocerse la noticia de que Jordania acaba de empezar a vacunar a los refugiados de su país. Una acción que concuerda con las declaraciones de la propia reina en el mencionado foro mundial. “No entiendo por qué los países que tienen demasiadas vacunas no pueden donar esas dosis a países más pobres, me alegra que algunos vayan a hacerlo. Si no lo hacemos por razones morales o éticas, al menos que sea por el bien de la salud mundial. La pandemia del coronavirus nos ha mostrado todas las debilidades de nuestra comunidad”.

Una larga declaración por parte de la reina, que ha dejado a un lado la neutralidad política para luchar por la justicia, una batalla en la que Rania siempre ha estado implicada, sobre todo en cuestiones de igualdad. “Esta pandemia ha acrecentado las fisuras de nuestro mundo en la línea de la desigualdad de ingresos, de género, de las injusticias sociales, y no puedes añadir desigualdades sanitarias a todo eso. Mientras que algunas personas disfrutan de los beneficios de los mercados que crecen, demasiada gente de todo el mundo sufre de pandemias paralelas de hambre, violencia y analfabetismo. Cualquiera que sea la ‘normalidad’ a la que volvamos, sé que no podemos volver a la ‘vieja normalidad’, que dejaba a tanta gente apartada”. Los problemas que afrontan las personas que viven en los países más pobres del mundo, especialmente las niñas y las mujeres mujeres, siempre han tenido un hueco prioritario en la agenda de la reina, igual que el asunto de los llamados crímenes de honor.

Fuente: Leer Artículo Completo